Miles de católicos nicaragüenses, entre los que se destacaron muchachos y muchachas de la Juventud Sandinista, se desbordaron en las principales avenidas de la capital para dar la bienvenida al Cardenal Leopoldo Brenes, quién arribó la noche de este lunes en un vuelo proveniente de Roma, donde recibió la investidura de Cardenal, ubicándolo de esta manera como el segundo en nuestro país -el primero siendo el Cardenal Miguel Obando y Bravo- y el tercero a nivel centroamericano.

Portando pancartas con leyendas en las que se felicitaba al líder religioso, las banderas de Nicaragua y la de la Madre Iglesia Católica y el destello de los juegos pirotécnicos daban el saludo y de esta manera manifestaban su amor y apoyo incondicional a “Polito”, como todos llaman al Cardenal, quien con su humildad y entrega a logrado ganarse la admiración y el respeto de los creyentes católicos.

Para todo el pueblo mariano, la llegada del Cardenal Brenes a nuestro país ha sido un verdadero día de festejo y celebración, ya que la mayor satisfacción fue haber saludado al religioso que desde su Cardenal Móvil, un Jeep color celeste, saludó a todos los que con ansias lo esperaban para brindarle ese calor humano que caracteriza a los nicaragüenses.

“Estamos ansiosos con la llegada del Cardenal Brenes, porque sabemos que trae grandes bendiciones para nosotros los nicaragüenses y sobre todo para su iglesia católica universal, el Papa nos ha enviado un mensaje a través de él y eso es lo que esperamos, escuchar de la boca de nuestro Cardenal ese mensaje Maravilloso. Para nosotros el nombramiento del Cardenal Brenes tiene un significado maravilloso porque las bendiciones y el regalo de tener a Polito es para nosotros un gran alegría y un gran gozo” manifestó Xiomara Rocha, miembro de la Parroquia San José Obrero.

Durante el recorrido por la carretera norte, los habitantes del Barrio Hugo Chávez, gritaron y aplaudieron al líder religioso, quien de manera muy atenta los saludó y les dio la bendición, demostrando así su contacto directo con las feligresía.

“El nombramiento del Cardenal Brenes es una bendición que nos ha regalado Dios, dándonos este nuevo líder religioso para que la iglesia siga con ese pastor guiando sus ovejas y que el Espíritu Santo lo ilumine y lo acompañe en su caminar por medio de nuestras oraciones, todos contentos de recibir a nuestro Cardenal” señaló Karla Lau, pobladora de ese lugar.

La avalancha humana que se apoderó de gran parte de la capital, motivados por el respeto y el amor hacia el Cardenal hizo que todos los que saludaron a Su Eminencia destacaran las cualidades que caracterizan al representante del Vaticano en nuestro país.

“El Cardenal Brenes es un gran hombre, Dios lo ha mandado al pueblo nicaragüense para defendernos y estar con nosotros, su nombramiento es una gracia de Jesucristo y estamos gozosos de tener a este varón para que le sirva a Dios y a cada uno de nosotros en nuestra lucha diaria” dijo José Sandino, originario de Ciudad Sandino.

De igual forma, la juventud manifestó su alegría y la representatividad que tiene para ellos el Cardenal Brenes, quien ha logrado llegar a través de la palabra de Dios a los corazones de los niños, jóvenes y adultos, quienes ven en él a un hombre entregado completamente a Dios y a su pueblo.

“Los jóvenes nos sentimos alegres y bendecidos porque el Papa nos ha otorgado un nuevo Cardenal para que nos muestre su fe y reflexión y así podemos aprender más del camino del cristianismo y que sigamos en el camino de fe. Para los jóvenes el Cardenal Leopoldo Brenes es un símbolo de que Nicaragua siempre está bajo la vista de nuestro señor Jesucristo, que somos un pueblo católico y firme en nuestra fe” expresó Juan José Carranza.

Las rotondas de la capital y las iglesias ubicadas en el tramo del recorrido del Cardenal, fueron puntos claves donde se reconcentraron millares de católicos, quienes se sumaron a la gran caravana vehicular la cual finalizó en la Catedral de Managua donde se efectuó una oración en acción de gracia por la llegada y el nombramiento del Cardenal.