Desde muy tempranas horas de la mañana, la Escuela Timal Anexo los Laureles, ubicada en la comunidad Villa Japón en Tipitapa, abre sus puertas para que 39 jóvenes en edades que oscilan entre 10 a 17 años culminen sus estudios secundarios.

Unas 19 mujeres y 20 varones muy entusiasmados reciben clases en ambientes dignos y aprenden casa sábado sobre distintos temas impartidos por sus docentes.

A la Escuela Timal Anexo los Laureles, se le suman tres más que imparten clases en esta modalidad, como es la Escuela Aminta Isabel de la Comunidad Los Brasiles; El centro de estudios Mesa de Acicaya, ubicada en la comunidad Las Maderas; Vidal Palacios de la comunidad Las Lajas, y como estas muchas más en todo el país.

El joven Dimerson Alejandro Padilla, manifestó que ahora estudiar se le hace más fácil, ya que no tiene que viajar hasta Tipitapa para continuar sus estudios, hecho que le resultaba un impedimento.

“Ahora tengo más tiempo, me aprendo mejor las cosas. Este centro de estudio me queda a un kilómetro de mi casa y me vengo en bicicleta con otros amigos de mi comarca”.

Por su parte, Yadira Bermúdez, indicó que se siente contenta con la oportunidad que el Gobierno Sandinista le está brindando, puesto que había postergado sus estudios, mismos que ahora no piensa dejar porque desea culminar con éxito la secundaria.

“Es una excelente oportunidad para las personas que no tenemos demasiados recursos para viajar hasta Tipitapa. En la bicicleta hago tres kilómetros, mucho menos, además a mis 16 años no quiero seguir perdiendo estudios, por eso estoy estudiando para terminar con buenas notas mi primer año”.

Otro de los jóvenes que estudia en la modalidad de la secundaria sabatina rural, afirmó que él tenía varios años de no estudiar y sólo se dedicaba a colaborar con su padre en la siembra de granos, pero desde que llegaron a su casa a hablarle sobre la apertura de las clases su vida ha cambiado porque tiene nuevas metas.

“Tengo quince años y dejé dos años de estudiar ya que me dedicaba a ayudarle a mi abuelo con las cercas de las casas, a sembrar y todas las cosas que él no podía hacer, pero ahora me dedico más a estudiar porque quiero aprender mecánica cuando salga de la secundaria”, dijo Daniel Rivas.

La docente Marisol Boeen, quien imparte inglés y geografía, expresó que “Los estudiantes han asimilado muy bien los encuentros, cuando les asignamos trabajos ellos cumplen, se sienten motivados. Con este programa del Gobierno Sandinista hemos podido rescatar a los estudiantes que se habían retirado y ahora estamos aquí haciendo todo para que la educación sea de calidad, además la escuelita está céntrica y se pueden trasladar desde sus hogares en bicicleta, caminando o en bus”.

Además, explicó que ven todas las asignaturas que se imparten en la secundaria normal “pero aquí son 80 minutos de asignatura, entramos a las siete y media de la mañana y salimos a las tres y media de la tarde”.