El templo del hogar Zacarías Guerra fue el elegido para llevar a cabo un acto ecuménico en el que se le rindió homenaje al Comandante Eterno Hugo Chávez Frías.

Al cumplirse este 5 de marzo un año del tránsito a la inmortalidad del líder bolivariano y como parte de las actividades en su memoria, la juventud sandinista y venezolana le cantó con amor y compromiso revolucionario.

Daniel Orozco del equipo de Juventud Sandinista, explicó que “a través de la celebración de la palabra, una misa campesina, cantos de amor, vida y esperanza, la juventud de los pueblos de Latinoamérica y el Caribe, hoy una vez más conmemoramos, recordamos y tenemos vivo el legado y compromiso del comandante eterno”.

Durante la palabra, el Embajador de la hermana República Bolivariana de Venezuela en Nicaragua, compañero Javier Arrúe, reflexionó sobre el llamado que se le hace al mundo, a los jóvenes, que son los protagonistas de los cambios históricos, cambios que deben estar dirigidos a la renovación, hacia un espíritu solidario, lleno de amor, un modelo impulsado por el comandante Chávez.

Asimismo, externó que “El comandante Chávez debe estar sonriendo y feliz de haber sembrado en tierra fértil lo que él sintió desde joven y lo que lo movió durante toda su vida para entregar su alma, su corazón, deseos y amor infinito por los pueblos de América Latina y el Caribe”.

Arrúe, puntualizó que el legado del líder bolivariano, lo encabezan tres elementos primordiales, como son la compasión, la valentía y la unidad.

“Es estar dispuesto a dar lo que sea por construir una patria de justicia, donde el pueblo externamente excluido sea liberado, por eso no tuvo miedo de defender a su pueblo en cualquier parte del mundo en busca de construir una patria de justicia y una unidad que es la única que nos puede asegurar el futuro de la patria grande, unidad a la que le tiene miedo el imperio”.

La joven Esperanza Martínez, quien estuvo presente en la misa, dijo que la memoria del Comandante Chávez y su legado deben estar siempre presentes.

“Es para mí un honor estar aquí recordando la memoria del comandante Chávez que hace ya casi un año pasó a la inmortalidad, es por eso que como jóvenes debemos honrarlo poniendo en práctica sus acciones, su legado a como lo explicó el embajador”.

La misa campesina culminó con un sonoro “¡Chávez Vive, la lucha Sigue… Sandino Vive, la lucha sigue!” por parte de todos los asistentes.