Las pésimas condiciones en las que recibían clases unos 200 estudiantes de secundaria de El Bluff, municipio de Bluefields, Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), han pasado a la historia con la inauguración de dos nuevos pabellones en el Instituto Nacional Nuevo Amanecer.

En la obra se invirtieron 120 mil dólares donados por el gobierno y pueblo de Japón, el cual de esta manera unió esfuerzos con el Gobierno Sandinista para restituir el derecho a la educación a los muchachos y muchachas de esta localidad caribeña.
La ampliación de este centro fue inaugurada este viernes por el Embajador de Japón en Nicaragua, señor Masaharu Sato, y por la alcaldesa de Bluefields, Karla Martin, quienes fueron recibidos con muestras de agradecimiento por parte de los estudiantes y pobladores de El Bluff.

Suzell Chamoro, de 16 años de edad y estudiante de quinto año, dijo sentirse feliz de que por fin su colegio tenga un nuevo rostro, por lo que ellos se están comprometiendo a cuidarlo y preservarlo para las nuevas generaciones de estudiantes.
“Aquí solo contábamos con tres secciones, y ni haciendo doble turno alcanzábamos todos los estudiantes, por eso siempre había una sección entera que recibía clases afuera. Ahora nos sentimos mejor, más alegres porque vamos a estar más tranquilos en las aulas que son nuevas”, indicó esta jovencita.

Para los padres de familia y miembros de la comunidad, la alegría no es menor, ya que esto garantiza el acceso a la educación a sus hijos y nietos.

“Este es un beneficio, y grande, porque por años nuestra comunidad ha estado en abandono. Estamos muy contentos de que nuestros adolescentes ahora cuentan con mejores condiciones para estudiar”, afirmó la señora Grace Paterson, quien destacó que solo con este gobierno están viendo respuesta a sus demandas.

Otros de los beneficiarios directos de este proyecto solidario son los maestros, pues afirman que esto es permitirá que los jóvenes consoliden mejor su aprendizaje.

“Antes nosotros estábamos en aulas muy pequeñas y eso no era el mejor ambiente para que los estudiantes recibieron sus clases, pero ahorita con estas aulas más amplias los estudiantes van a poder estar mejor gracias a la embajada del Japón”, explicó Julia Sambola, maestra de inglés.

Por su parte el embajador Masaharu Sato, dijo que su país está muy interesado en apoyar a Nicaragua en obras de infraestructuras, de educación y salud, debido a que estas son piezas fundamentales para el desarrollo de cualquier nación.

Visitan puente Suampo de Lara

Luego de inaugurar el Instituto de El Bluff, la alcaldesa y el embajador visitaron el puente Suampo de Lara, distante 15 kilómetros de Bluefields, sobre la trocha hacia Nueva Guinea.

Este puente se construyó con el apoyo de Japón, y es uno de los componentes principales de la carretera que construye el gobierno para unir Bluefields el resto del país.

Para la alcaldesa Karla Martin la carretera es muy importante ya que actualmente la única forma de llegar a esa ciudad costeña es por aire y por agua, lo cual tiene un impacto negativo en el costo de la vida.

“Bluefields es el único municipio a nivel nacional que no tiene comunicación vía terrestre hacia la capital”, subrayó Martin, destacando que el comandante Daniel Ortega ha sido el único presidente que ha tomado en cuenta a la Costa Caribe nicaragüense.