En la celebración religiosa destacó la participación de las comunidades católicas, las pastorales juveniles y grupos de la pastoral rural de la Parroquia de San Marcos Evangelista así como de toda la población de San Marcos y localidades aledañas.

A la misa asistieron delegaciones de las comunidades  la Sangre de Cristo del Barrio Los Marqueses, la comunidad del Patriarca San José del Barrio Los Campos;  la comunidad  de nuestro Señor de Veracruz, del Barrio La Cruz, al igual que delegados de las pastorales juveniles y rurales.

Al Arzobispo de Managua, Monseñor Leopoldo Brenes, le acompañaron en el oficio religioso, el cura párroco de San Marcos,  Monseñor Francisco Antonio Campos Trejos, el Padre Rafael Bermúdez, vicario foráneo de la zona pastoral de Carazo, el padre Elio Corrtes, de la parroquia Nuestra Señora de la Concepción; el padre Orlando Mendoza, de la Basilica Menor de San Sebastián de Diriamba, el padre Lenin de la parroquia de Nuestro Señor de Veracruz de los Rincones y el Padre Juan Domingo.

En su homilía Monseñor Leopoldo Brenes se mostró complacido por la entrega de los organizadores por preparar desde una espiritualidad de Mayordomo, estas fiestas patronales, a las que calificó como un tesoro de la iglesia peregrina que vive en América Latina.

“Un tesoro que tenemos que cuidar, que pulir, un tesoro grande para la nueva evangelización. Para nosotros en Carazo, Masaya, Managua, cada una de estas celebraciones que tenemos tiene que ser ese punto de referencia para la nueva evangelización”, recalcó.

Asimismo resaltó el hecho que la celebración del tope de las imágenes de San Marcos, Santiago, San Sebastián, acompañados por la Virgen de Monserrat, se haya realizado en un ambiente de espiritualidad y orden.

El Arzobispo capitalino instó a los fieles a trascender en estas celebraciones patronales los aspectos meramente folclóricos y tradicionales, y  que lleven al creyente a un encuentro íntimo con Jesús, para asumir un verdadero compromiso con esa nueva evangelización.

Monseñor Brenes destacó el ejemplo que representan para los católicos San Marcos, San Sebastián y Santiago, para seguir su ejemplo al servicio de la fe católica.

En declaraciones a los periodistas el Arzobispo capitalino recordó que siempre en estas fiestas patronales ha habido problemas durante el tope de las imágenes, pero este año se contó con el apoyo de la Alcaldía, la Policía y los grupos parroquiales, para que esa celebración mantenga su pureza. “Yo lo he dicho muy bien, estas fiestas patronales son un tesoro y debemos evitar que esas personas  que se dicen devotas  de San Marcos, pero que con su vida están manifestando otra cosa, estropeen estas festividades”.

“Mi exhortación es que mantengamos la pureza de nuestra celebración y que habrá lugar para echarse sus tragos, yo no soy enemigo de que se tomen sus traguitos, pero que no lo hagan con el pretexto de dar culto y veneración a nuestro Santo Patrono, San Marcos. Yo creo que eso desvirtúa toda la riqueza de nuestra actividad popular”, concluyó.