La Plaza de Colores del Puerto Salvador Allende fue el sitio donde 120 madres de Héroes y Mártires de Masaya, disfrutaron de una tardeada cultural organizada por las autoridades de la Empresa Portuaria Nacional (EPN), quienes con mucho amor, cariño y dedicación recibieron a estas mujeres que hace 36 años perdieron a sus hijos en la lucha insurreccional librada en el histórico barrio de Monimbó.

Desde horas tempranas de la tarde de este jueves, las valiosas mujeres disfrutaron de los bailes tradicionales y del saludo revolucionario que les brindó el compañero Virgilio Silva, Presidente Ejecutivo de la EPN, quien recordó la gesta libertaria en la que miles de jóvenes murieron para que hoy sus familias y el pueblo nicaragüense viva los Nuevos Tiempos de paz y protagonicen la restitución de sus derechos.

“Hace 36 años el pueblo heroico de Monimbó se insurreccionó en contra de las injusticias que estaban ocurriendo en nuestro país y fue donde varios hermanos nicaragüenses con ese ejemplo, humildad y mística revolucionaria entregaron su vida por la libertad, por esta revolución y ustedes madres benditas, sin ustedes no hubiese habido revolución porque con su ejemplo dieron a sus hijos por esta patria y la justicia”, destacó Silva.

Las emotivas canciones revolucionarias interpretadas por los grupos invitados hicieron que las madres recordaran cada uno de los momentos difíciles que les tocó enfrentar al momento que les dieron la mala noticia de la muerte de sus hijos, sin embargo a 36 años de ese momento lamentable, ellas manifestaron que la muerte de sus hijos fue necesaria y valió la pena, ya que gracias al sacrificio de estos jóvenes hoy se construye la patria que ellos soñaron.

“Nuestros hijos cayeron hace 36 años y recuerdo que mi hijo fue uno de los que no se escondió debajo de la cama, él se fue hasta sin camisa para defender a su patria, su esfuerzo valió la pena y aunque aún me duele su muerte, yo lo voy a recordar hasta el último día de mi vida”, dijo Filomena Vásquez.

“El esfuerzo de nuestros hijos fue para que hoy nosotros estemos con vida y por ellos que derramaron su sangre hoy nuestros nietos y amigos pueden vivir sin guerra, aunque fue doloroso para nosotros me doy cuenta que si mi hijo no hubiese luchado en ese momento, quizás seríamos aún esclavos de una dictadura tan cruel como la de los Somozas”, expresó Rita Poveda.

De igual forma, las madres destacaron el apoyo y acompañamiento que han recibido por parte del Gobierno Sandinista, quien ha sido el único que le ha restituido sus derechos y las ha tomado en cuenta en esta segunda etapa de la Revolución.

“En aquellos años, nuestros hijos lucharon por alcanzar una Patria Libre como la que hoy tenemos, gracias a ese sacrificio humano tenemos tantas oportunidades, en la que todos los jóvenes tienen oportunidades para estudiar, las madres tenemos atención médica, hemos protagonizado la entrega de cada uno de los programas de gobierno y eso nos llena de regocijo, porque esto demuestra que la muerte de nuestros hijos no fue en vano”m señaló Pastora Sánchez.

Luego del acto cultural, las madres realizaron un paseo por las aguas del Lago Xolotlán a bordo de la embarcación Meyer’s Xolotlán, en la que disfrutaron del hermoso paisaje que con el que cuenta nuestra capital.