El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador exhortó hoy a la Alianza Republicana Nacionalista (Arena) entregar al expresidente Francisco Flores, prófugo de la justicia.

El paradero del exgobernante (1999-2004) es desconocido desde hace un mes, cuando no aclaró a una comisión especial de la Asamblea Legislativa qué hizo con unos 95 millones de dólares donados a su administración por Taiwán.

Flores es la punta más visible de uno de los más graves escándalos de corrupción de la historia del país y fue el principal asesor del candidato de Arena, Norman Quijano, hasta casi la primera ronda electoral del pasado día 2.

Nosotros no dudamos que es Arena quien lo tiene escondido y debe entregarlo. Ellos son los responsables de que en este caso no se haga justicia, afirmó el diputado Roberto Lorenzana, secretario de Comunicaciones del FMLN.

Que ya no lo escondan, que lo entreguen. Si Arena quiere reivindicarse frente al pueblo salvadoreño, debe entregar a Francisco Flores para que se haga justicia, subrayó.

El exmandatario regresó a El Salvador hace seis meses desde su lujosa residencia en la ciudad de Miami, Estados Unidos, para hacerse cargo de la campaña de Quijano con vistas a los comicios presidenciales.

Quijano y otros altos dirigentes de Arena también se reunieron en Miami con el publicista venezolano Juan José Rendón, un experto en guerra sucia, para contratarlo en un esfuerzo del partido por reducir su desventaja ante el FMLN.

Rendón se vio obligado a colaborar desde Miami, pues no puede viajar a El Salvador porque es buscado por la Policía Internacional (Interpol) por un delito de violación sexual a una venezolana en agosto pasado en Panamá.

Flores acudió en dos ocasiones a responder las preguntas de los diputados de una comisión parlamentaria que investiga el destino de las donaciones al gobierno del expresidente, que nunca ingresaron al erario público.

El exmandatario se limitó a decir que entregó esas sumas millonarias, destinadas a las víctimas del huracán Mitch y los terremotos de enero y febrero de 2001, a destinatarios que nunca identificó.

Dijo que entregó esos fondos en costalitos (saquitos) a esas supuestas personas, sin trámite legal o administrativo alguno.

Los legisladores concluyeron tras meses de investigación que al menos 95 millones de dólares de donaciones fueron usados irregularmente en el gobierno de Flores, con lo cual fueron cometidos al menos seis delitos, entre ellos enriquecimiento ilícito.

Agrega que Flores podría haberse apropiado indebidamente de esas millonarias sumas.

Quijano también está denunciado por utilizar dinero de una donación japonesa para construir un sistema de acueducto en una finda de su propiedad cuando era diputado en 2000.