Para la Iglesia Católica y para el pueblo nicaragüense es una gran alegría y honor la investidura como Cardenal del Arzobispo de Managua, Su Eminencia Reverendísima Leopoldo Brenes, quien este sábado fue nombrado oficialmente por el Papa Francisco en el Vaticano.

Consultados en la catedral de Managua, Monseñor Bismarck Carballo y el padre Víctor Morales, mostraron su satisfacción por la ordenación del Cardenal Brenes y por el hecho que Nicaragua tenga dos cardenales (siendo el otro Su Eminencia, el Cardenal de la Paz, Miguel Obando y Bravo) y tres a nivel centroamericano.

“Es un honor y la verdad es que escuchando la transmisión de esta madrugada podemos decir que Nicaragua ha sido bendecida al tener ya dos cardenales; por ejemplo Chile que es un país avanzado y tiene seis cardenales, lo cual significa que estamos alegres, estamos recogiendo los frutos de los trabajos de la Iglesia Católica que ha recorrido casi 500 años”, manifestó monseñor Bismarck Carballo.

Monseñor Carballo recordó que la iglesia católica nicaragüense tiene 100 años de estar celebrando como estructura jurídica y tener ahora dos cardenales, dijo, es una gran bendición.

Carballo aclaró, en este punto, que en el caso del Cardenal Miguel, se ha manejado erróneamente que su título es de Cardenal Emérito, pero que esta figura no existe, siendo él realmente un Arzobispo Emérito.

De acuerdo a Monseñor Carballo, el cardenal Obando fue invitado a ir a la reunión de consulta con el papa Francisco, pero no pudo viajar a Roma por diferentes razones, pero ha aportado elementos para el tema de la familia.

“Tenemos tres cardenales en Centroamérica y uno de ellos es parte del equipo consultor del Papa por lo cual la iglesia ha sido bendecida, prosperada y es triunfante por vivir este acontecimiento de la investidura del arzobispo de Managua Leopoldo Brenes, como cardenal”, manifestó el religioso.

Compromiso para iglesia católica

De acuerdo a monseñor Carballo, “este nombramiento oficial del cardenal Brenes, compromete a la iglesia en el trabajo de la evangelización, porque de lo contrario quedaríamos como una iglesia estancada, sin frutos y, al contrario, el siglo XXI es un gran reto para la iglesia católica en Nicaragua”.

Entre tanto el padre Víctor Morales, responsable del canal local de televisión de la iglesia católica, dijo que “personalmente sentí esa bendición de Dios para toda Nicaragua ahora que tenemos ya un nuevo Cardenal para nuestro país”.

“Creo que los nicaragüenses nos deberíamos sentir más que gozosos y muy implicados en esta bendición y esta responsabilidad y nos gozamos porque monseñor Brenes ha sido investido con esta figura tan alta que hace sonar a nivel mundial a Nicaragua”, consideró el religioso.