El canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Elías Antonio Jaua, afirmó que el imperialismo y la oligarquía nunca perdonarán a los pueblos, ni a los líderes como el General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino, por tomar el camino de la Revolución para tener Patria Libre y para construir sociedades.

Jaua participó en nombre del Gobierno Bolivariano de Venezuela y del Presidente Nicolás Maduro en los actos oficiales del 80 aniversario al Tránsito a la Inmortalidad del General Augusto C. Sandino, señalando que con el cobarde asesinato de nuestro Héroe Nacional, un 21 de febrero, una de las grandes lecciones es que el imperialismo nunca perdona la osadía de los pueblos que se atreven a construir su propio camino.

El canciller venezolano expresó que ese día “la cobardía se impuso sobre la dignidad y la gallardía humana de un hombre extraordinario como Augusto Calderón Sandino”.

“Venimos a rendir tributo, un tributo de amor, de admiración y de gratitud al General de Hombres Libres Augusto Calderón Sandino y a su pueblo victorioso y a su dirigencia victoriosa con el comandante Daniel Ortega a la cabeza”, señaló Jaua, que agregó que conmemorar estos 80 años “con la Revolución Sandinista victoriosa, es el mejor homenaje y la mejor victoria que Augusto Calderón Sandino puede tener desde donde quiera que esté en el espacio del universo”.

El dirigente bolivariano expresó que [email protected] [email protected] [email protected] sienten profundo respeto y admiración por el General Sandino, por su lucha heroica y por la lucha heroica del pueblo nicaragüense del pasado reciente, del presente y del futuro.

Indicó que ese sentimiento de amor y admiración la pueden resumir en una frase que el Comandante Eterno Hugo Chávez expresaba en cada ocasión que se refería a la lucha y pensamiento del General Sandino.

“‘La devoción que siento como soldado de la Patria Grande por el General de Hombres Libres, mi general Sandino, por el constructor de aquel ejercito defensor de la soberanía nicaragüense, el pequeño ejército loco, al que le correspondió la gloria de haberle propinado la primera gran derrota del imperialismo yanqui en nuestro sagrado pueblo’, ahí está la grandeza de Augusto Calderón Sandino y del pueblo heroico de Nicaragua, sintetizada en cinco líneas por el comandante presidente Hugo Chávez”, dijo Jaua.

En este contexto le expresó al Comandante Daniel Ortega y a los presentes, que hace 80 años el General Sandino con su muerte, al ser asesinado, dejó la lección de que el imperialismo y la oligarquía nunca perdonarán a los pueblos, ni a los líderes que toman el camino de la Revolución para tener Patria Libre y para construir sociedades.

Agregó que la oligarquía y el imperialismo no cumplen pactos, ni creen en diálogos, y que solamente creen cuando han sido derrotados por los pueblos, pero para ver cómo logran otra vez controlar el poder, “ni tienen principios ni respetan la dignidad humana, la grandeza de los revolucionarios, de los cristianos, de los socialistas es precisamente nuestro profundo respeto por los principios, por la palabra empeñada, por el mandato de los pueblos, por respetar la voluntad popular y ese es el camino de la dignidad que permite hoy al pueblo nicaragüense como lo decía la compañera Rosario (Murillo) estar en el poder, tener el poder”.

Gobierno Bolivariano actúa con apegó a la constitución

Jaua se refirió a la situación que vive Venezuela gracias a las acciones violentas que promueve la oligarquía y la derecha fascista, señalando que el Gobierno Bolivariano del compañero Nicolás Maduro actúa en apegó a la Constitución Política de su país.

Rechazó la intromisión a los asuntos internos de Venezuela por parte de la administración del Presidente de Estados Unidos Barack Obama, quien ha salido en defensa de la derecha que, ante falta de propuestas, lo que hacen es causar caos y violencia para socavar la democracia venezolana.

“Hemos venido aquí compañeros, compañeras, en medio de las circunstancias en las cuales la Patria de Simón Bolívar, del Comandante Hugo Chávez nuevamente es agredida por esas oligarquías, por el imperialismo que no reconoce de dignidad alguna”, citó Jaua.

Recordó que la Revolución Bolivariana ha participado en 19 procesos electorales, de los cuales ha ganado 18, siendo el último en diciembre pasado cuando ganó el 65 por ciento de las alcaldías y más del 55 por ciento de los votos a nivel nacional.

“Nada de eso les basta a las oligarquías para entender que los pueblos cuando se deciden a ser libres no hay fuerzas en el mundo que los haga retroceder y por eso nuevamente nos emboscan, por eso nuevamente nos agreden, por eso nuevamente intentar llevar a Venezuela al lamentable esquema de la guerra de perros que ha sido ensañada como política de intervención en distintos países en los últimos años”.

Sostuvo que sobre la legítima protesta que pueda existir en cualquier sociedad, se injertan grupos violentos, a los cuales las fuerzas de estados democráticos tienen que contener para garantizar la paz, la vida y la seguridad de todo un pueblo.

No aceptamos imposiciones del imperialismo

“(Y) cuando los cuerpos de seguridad en apego a los derechos humanos para garantizar el orden publico actúan, entonces viene el aparato de propaganda internacional para acusar a un gobierno legítimo democrático, como es el del presidente Nicolás Maduro, de violación y atropello a los derechos humanos, inmediatamente se hicieron pronunciamientos del imperio de los Estados Unidos”.

Reveló que al embajador ante la OEA, Roy Chaderton, recibió una llamada del subsecretario adjunto para América del Sur, Alex Lee, manifestando que le transmitieran un mensaje al gobierno de Venezuela. En este mensaje, Lee, de forma insolente e injerencista, en nombre de Obama demandó que el Presidente Maduro se sentará a dialogar con la oposición, además pidió que se liberaran a todos aquellos que cometieron actos reñidos con la ley y que no se arrestara al líder de los violentos venezolanos.

Horas después otra funcionaria del Departamento de Estado reconoció que se hizo la llamada, pero que la misma no tenía como objetivo amenazar o condicionar al gobierno del compañero Nicolás Maduro, sino que era más bien una “reflexión”.

“Nosotros en verdad no necesitamos reflexión, ni consejos a quienes no le reconocemos autoridad moral en materia democrática, a como es el gobierno de los Estados Unidos, nosotros aceptamos consejos y reflexiones de pueblos libres de América Latina, como el pueblo nicaragüense, que sin ambigüedades, sin medias tintas ha cerrado filas en defensa de la democracia, del gobierno y del pueblo venezolano”, señaló Jaua.
Rechazó que se trate de equiparar e igualar al gobierno legítimo y democrático de Maduro, con unos reducidos grupos violentos.

“Hay gobiernos que se atreven a colocarnos en igualdad de condiciones y decir ‘llamamos al gobierno y a los grupos que están en la calle a moderarse’. El gobierno de la República Bolivariana no tiene por qué moderarse, porque es un gobierno legítimo y democrático que está actuando en el marco de la constitución y las leyes, con estricto apego a los derechos humanos fundamentales, los que tienen que moderarse, los que tienen que contenerse son los grupos entrenados para ejercer la violencia e intentar implantar una guerra de perros en Venezuela, los que tienen que moderarse son los que han financiado o promovido y ahora defienden a esos grupos, el gobierno del presidente Barack Obama, son ellos los que tienen que moderarse y respetar la soberanía y la independencia del pueblo de Venezuela”.

Revolución Bolivariana llegó para dar educación y salud

Indicó que la Revolución Bolivariana que fundó el Comandante Eterno Hugo Chávez llegó para promover libertad y justicia y que “no llegó para hacerle la guerra a nadie”, llegó para que en Venezuela tuviera médicos, escuelas, computadoras, viviendas dignas y para que el pueblo no tuviese hambre y se redujera el analfabetismo.

“Por eso nosotros no vamos a claudicar, hay mil razones para no claudicar y ahora hay una más: el compromiso con Hugo Chávez, por su memoria, por su lucha, por su legado”.

Resaltó que el gobierno de Venezuela promueve el diálogo con todas las fuerzas políticas y prueba de eso fue cuando ganaron el 65 por ciento de las municipalidades, llamando a todos a trabajar por un mejor país, para enfrentar los problemas que enfrenta la sociedad, la guerra económica que provoca desabastecimiento e inflación, la seguridad ciudadana y la promoción de las inversiones.

Indicó que todas las acciones de la derecha fascista, es una patada a los esfuerzos realizados por el presidente Maduro de convocar a un diálogo nacional para solucionar a los problemas.

El poder del pueblo no se puede negociar

“Hace 80 años se demostró aquí en esta ciudad, la oligarquía no cree en diálogos, ni en acuerdos con los sectores populares, ni con las revoluciones, la oligarquía lo único que acepta es claudicación y nosotros compañ[email protected], los hijos de Bolívar y Chávez no nos vamos a sentar en una mesa a negociar lo que no podemos negociar; la voluntad de un pueblo nadie la puede negociar, nadie nos puede mandar a sentar a negociar la voluntad del pueblo venezolano”.

Concluyó diciendo que sí aceptan diálogo para resolver los problemas del país y hacer aquellas cosas que dan beneficio a la población, “pero no para claudicar, ni negociar lo que no nos pertenece, el poder del pueblo no se puede negociar. Nosotros llegamos a Venezuela a construir la vida y no la muerte. Basta ya, que paren el odio”.

Resaltó que es tanto el odio que promueve el fascismo y el imperialismo, que un venezolano que vive en Aruba hizo chocar su vehículo contra el consulado de Venezuela en esa nación, pero a pesar de eso, aseguró que el Gobierno de Maduro está dispuesto a seguir promoviendo la paz.
En ese contexto subrayó que el compañero Diosdado Cabello se fue a la casa del opositor Leopoldo López a hablar con sus padres para que se entregara, pues su vida corría peligro ante un plan para asesinarlo; este plan era orquestado por la misma oposición.

Recordó que el comandante Hugo Chávez les mostró el camino y les instó a seguir por el sendero de la democracia en plenas libertades y que hicieran todo lo que tenían que hacer para evitar que el imperialismo promueva una guerra en suelo venezolano.