El grupo de estudiosos centroamericanos y de México que se dieron cita en Managua para desarrollar el XXXVI Foro del Clima de América Central analizaron los distintos escenarios del comportamiento del clima para Mesoamérica y no solo destacaron un menor número de huracanes que lo normal, sinó que señalaron que en el Pacífico de Nicaragua, El Salvador y Guatemala se proyecto lluvias bajo lo normal en el primer trimestre.

En ese sentido las conclusiones del grupo, leídas por Patricia Ramírez, Secretaria Ejecutiva del Comité Regional de Recursos Hidráulicos del Sistema de Integración Centroamericana, se realizaron usando un método de aproximación climatológica con años análogos, lo que terminó la probabilidad de menores lluvias a lo normal en la costa Pacífica de la región, así como en parte de la zona norte de Honduras.

De acuerdo con la experta, estas información sirven para discutir con expertos en pesca, agua potable, agricultura, seguridad alimentaria, salud, y energía sobre los posibles riesgos y lo que significa para las siembres y significa para la provisión de agua potable o para riego.

Alertan posible período ligeramente más seco de lo normal

En ese sentido explicó que no es lo mismo tener ese escenario después de una estación seca donde los ríos están bajos, los embalse bajos, que en los meses finales del período lluvioso, porque hay entonces más riesgos para seguridad alimentaria por un posible alargamiento de la canícula ante una eventual pérdida de parte de la producción de primera en alimentos.

De acuerdo a Ramírez, el análisis que se realizará hoy con expertos del SICA y con expertos del Consejo Agropecuario Centroamericano, del organismo del Pesca, de la seguridad alimentaria, para salud, el agua potable y saneamiento, servirá para hacer una mejor proyección que a las autoridades les permita tomar decisiones preventivas.

Agregó que las probabilidades de calentamiento oceánico podría comenzar a presentarse cerca de julio o agosto y ahí podría darse la probabilidad de que se presente un año Niño, que no se desarrolla rápido, sino que lleva meses.

En ese sentido manifestó que el grupo de expertos centroamericanos del clima se mantendrá monitoreando para dar un alerta temprano a lo largo del trimestre sobre lo que puede pasar y como aumenta el riesgo para las cosechas, para las provisiones de agua, para los embalses, la producción de energía, entre otras cosas

Aseguró que están aplicando herramientas y metodologías para tres meses, al tiempo que consideran, para hacer sus predicciones, como los fenómenos  Niño o Niña quedan metidos entre oscilaciones que son más grandes, como la oscilación decadal del Pacífico, o sea del análisis del pacífico que dura décadas, pero también otra oscilación climática en el Atlántico y la del Ártico.

La experta expresó que la presentación y uso de los escenarios de cambio climáticos son muy útiles para poderse adaptar y convivir con oscilaciones o períodos climáticos de largo plazo que afectan cosechas agua y conociendo esta información, tratar de usarla para tomar medidas preventivas.