Decenas de mujeres se congregaron en un hotel capitalino para celebrar la Reunión Regional Centroamericana de la Internacional Socialista, espacio que reconoció a Nicaragua como un ejemplo a seguir en la promoción de los derechos de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad.

Este encuentro se realiza entre el 19 y 21 de febrero en Managua y participan representantes de los partidos aglutinados en la Internacional Socialista de México, Centroamérica y el Caribe. En la primera sesión de trabajo, la Directora General de la Policía Nacional Primera Comisionada Aminta Granera, compartió y explicó el Modelo Preventivo y de Atención a la Violencia Intrafamiliar y de Género, mismo que es impulsado por el Gobierno Sandinista.

Mientras este jueves Miguelina Vecebio, Vicepresidenta de la Internacional Socialista de Mujeres y Segunda Vicepresidenta del Partido Democrático Laborista (PDT), compartió una exposición titulada “Marco Normativo Referencial de la Convención Belém Do Pará”, también conocida como la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer.

Convención de Belém do Pará (ciudad brasileña), define la violencia contra las mujeres, establece el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencia y destaca ésta como una violación de los derechos humanos y de las libertades fundamentales.

Por Nicaragua, la Magistrada de la Corte Suprema de Justicia, Ligia Molina, dio un amplio esbozo de la implementación de la Ley 779, sus antecedentes, cómo se implementa en el país y los beneficios que está generando en Nicaragua.

Vecebio al referirse al modelo preventivo que promueve el Gobierno de Nicaragua, a través de la Policía Nacional, considera que “es lo más avanzado en América Latina, no conozco ninguna experiencia (…) y nosotros en Brasil no tenemos una experiencia ni cerca a la de Nicaragua. Yo pienso que esto va a ser muy divulgado por todos los países que están acá como una conquista que el Frente Sandinista, que el Gobierno reconoce los derechos de las mujeres, esto es bien visto por nosotros”.

Agregó que los países latinoamericanos deben seguir y emular el Modelo Preventivo y de Atención a la Violencia Intrafamiliar y de Género, así como establecer leyes que permitan a las mujeres tener espacio en las instituciones y en los cargos de elección popular “yo espero que si lo hagan”.

“Hemos avanzando grandemente en este campo, es una preocupación constante de parte del gobierno de emitir políticas que sirven para prevenir, sancionar y erradicar la violencia hacia la mujer, pero también de empoderarla, a través de programas como Usura Cero, Plan Techo, títulos de propiedad y muchas otras expresiones, sobre todo en materia educacional”, citó la magistrada Molina al referirse al protagonismo que tienen las mujeres en Nicaragua.

La vicepresidenta de la ISM para Centroamérica, Diva Gastélum Bajo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), indicó que se escogió Managua, porque el modelo nicaragüense debe ser emulado por todos los gobiernos y estados de Latinoamérica.

“Conocimos el modelo de la Policía Nacional y su esquema es muy interesante, ahí hay la perspectiva de género muy clara en la Policía, cómo la mujer participa y en muchos de nuestros países es impensable que las mujeres participen en un esquema de seguridad tan importante como es la Policía Nacional, tan solo por citar este ejemplo, se habla de una voluntad política que hay para más participación de las mujeres en igualdad de oportunidades”, señaló Diva.

La Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, saludó el encuentro de la Internacional Socialista de Mujeres, indicando que este conclave y el Foro de Sao Paulo se realizan en Nicaragua gracias a la paz y estabilidad que promueve el Gobierno Sandinista.

“Muchas felicidades a Nicaragua que ha dado un ejemplo de paz y de revolución, en una construcción profunda”, citó Menchú.