Acompañada de yernos, nietos y hermanas, la señora Liliam Solórzano, mamá del Cardenal José Leopoldo Brenes, partió la mañana de este jueves hacia la ciudad de El Vaticano en Roma, para participar en la investidura oficial del Arzobispo de Managua este próximo 22 de febrero.

La mamá del Cardenal Brenes, quien tiene 85 años, partió desde el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, ubicado en la capital Managua. Al momento de ser abordada por la prensa nacional, expresó gran contento al poder acompañar a su hijo en este importante momento de su vida.

“Vamos alegre. Estoy muy feliz (por este momento). Oren bastante por el Cardenal Polito para que el Señor lo guie mejor, lo ilumine más y sepa guiar a su pueblo. Esta es la segunda vez que viajo a Roma. La primera vez fue cuando lo hicieron Arzobispo, y ahora como Cardenal”, indicó Solórzano.

La humilde madre del Arzobispo de Managua, indicó que anoche (miércoles) vio a su hijo por televisión, en el momento preciso en que era recibido en Roma por el Papa Francisco, a quien también tendrá el privilegio de conocer.

“Conoceré en persona al Papa Francisco, Su Santidad ya le preguntó a Polito que si iba a llegar yo. Así es que tengo la entrada para ir a saludar al Papa, quien ya preguntó por mí”, dio a conocer Liliam, quien además destacó que el Cardenal Brenes siempre ha sido un hombre interesado por la paz de Nicaragua.

Por su parte, el Padre Erick Granera, parte del equipo de trabajo del Cardenal Brenes en la Arquidiócesis de Managua, también viaja hacia Roma. El religioso expresó que realmente ha sido una bendición que el Santo Padre haya puesto sus ojos en Nicaragua para nombrar a un miembro de la Conferencia Episcopal como Cardenal.

“Llegaremos mañana a las 12:40 (md). Será un bendición poderle acompañar y representar a todo el pueblo de Nicaragua que queda aquí a la expectativa de verlo venir con el solideo rojo, al mismo hombre que han conocido por 40 años como Sacerdote”, refirió contento.

Granera, quien funge como Maestro de Ceremonia de la Arquidiócesis de Managua, sostuvo que toda la familia del Cardenal que viaja a El Vaticano va con mucha emoción de poderlo acompañar en este momento trascendental de su vida. Manifestó que es una gran bendición poder participar en su investidura donde además podrán conocer de cerca al Papa Francisco.