El Presidente de Nicaragua, comandante Daniel Ortega Saavedra, aseguró que los intentos de derrumbar al gobierno democráticamente electo de la República Bolivariana de Venezuela, lo que buscan realmente es matar el proceso de integración de los países que conforman la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Daniel señaló que en la última reunión de la CELAC celebrada en la Habana, Cuba, el 28 y 29 de enero pasado, se ratificó el compromiso de establecer la región como una zona de paz, ya que solo la paz “nos va a dar la posibilidad de seguir construyendo esta unidad y esta integración que nos hará más fuertes en todos los campos para vencer la pobreza, la extrema pobreza y lograr mayor bienestar para nuestros pueblos”.

“Ese es el camino y lo venimos construyendo a pesar de las fuerzas más conservadoras, las fuerzas más extremistas de los Estados Unidos que siguen conspirando”, destacó.

Daniel dijo que no es casual entonces que apenas unas semanas después de la reunión en La Habana, se produzca una manifestación de fuerza bruta en Venezuela, ya que “no se puede manifestar de otra manera una fuerza política que alimenta la destitución de un jefe de Estado, de un jefe de gobierno que ha sido electo por los votos en un país que tienen récord mundial de elecciones en un periodo corto de años”.

En este sentido se solidarizó con el pueblo bolivariano y con el Presidente Nicolás Maduro.

“Le decimos que estamos comprometidos en la misma lucha, en la misma batalla y que hemos condenado y condenamos todos estos actos dirigidos a tratar de derrumbar un gobierno democrático”, aseguró el mandatario nicaragüense, quien expresó que Nicaragua espera de parte de la comunidad internacional la mayor solidaridad con el pueblo venezolano en estos momentos de lucha por la paz.

Para el presidente nicaragüense no es coincidencia que cuando más fuerte está el proceso de integración, empiecen a surgir hechos como los ocurridos en Venezuela.

“No se puede decir que es mera coincidencia que cuando más fuerte está avanzando el proceso de Integración Latinoamericana y Caribeña, cuando con mayor fortaleza y con mayor dignidad se vienen comprometiendo los presidentes latinoamericanos, sobre todo ante el desafío de acudir a la reunión de la CELAC en Cuba, viene inmediatamente la respuesta en contra de la unidad, de la integración”, denunció.

Manifestó que la conspiración en Venezuela ya venía avanzando a las pocas semanas de haberse realizado reunión la CELAC.

“Seguramente se empezaron a ejecutar, incluso con tiempos establecidos para el golpe militar”, expresó.

Recordó que en Venezuela ha habido varios episodios de este tipo, como del que fue víctima el comandante Hugo Chávez en el 2002.

Ante los hechos actuales, indicó que los Estados Unidos están tratando incluso de indicar al gobierno del presidente Nicolás Maduro la forma cómo manejar la situación en Venezuela.

Indicó también que las fuerzas expansionistas del imperio históricamente han recurrido a métodos brutales, tales como los golpes de estados contra Salvador Allende en Chile, y Manuel Zelaya en Honduras.

El golpe contra Zelaya sucedió, incluso, en tiempos en que los gobernantes estadounidenses manifestaron una supuesta disposición de establecer un nuevo tipo de relaciones con América Latina.

“Allí está la contradicción. Dicen una cosa pero se practica otra cosa”, lamentó Daniel.

Recordó que en el caso de Nicaragua se vivió algo parecido en los años noventas, cuando gobernaban los neoliberales. En esos años la intromisión llegó a tal punto que venían enviados de los gobiernos de Estados Unidos y de otros países a decirles a los nicaragüenses en cada elección que debían unirse para evitar que ganara el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).