Ochenta años van del tránsito a la inmortalidad del General Augusto C. Sandino, sin embargo hoy la juventud nicaragüense continúa con el legado y los principios revolucionarios que con mucho honor y disciplina ponen en práctica los jóvenes, quienes ven al General de Hombres y Mujeres Libres como un ejemplo de amor y dedicación, el cual trascendió las fronteras de nuestro país y se ubicó como un símbolo de rebeldía y patriotismo latinoamericano.

En conmemoración a este ochenta aniversario, los jóvenes miembros del Movimiento de Técnicos y Profesionales de Juventud Sandinista, realizó un foro denominado “Con Sandino en el ALBA y el Porvenir” donde cada uno de los participantes compartieron un poco de los conocimientos acerca de esta importante personalidad de nuestra historia y expresaron la manera en que cada día ellos, a través de la solidaridad, ponen en práctica cada uno de los principios del General.

“La juventud está practicando el legado de Sandino a través de cada una de las acciones que llevamos en nuestros barrios y comunidades, hoy la juventud está haciendo Patria, formando y haciendo en estos Nuevos Tiempos una Nicaragua mejor para todos los nicaragüenses, contribuyendo con el modelo del Buen Gobierno, poniendo en práctica los principios revolucionarios, cristianos, socialistas y solidarios”, manifestó Jessica Padilla.

“Como médicos egresados de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) nos sentimos orgullosos de poder ejercer medicina en nuestro país y poder reivindicar la salud a nuestro pueblo, tal y como lo soñó Sandino, venimos de las montañas de nuestro país donde nunca hubo atención médica y hoy estamos dando un testimonio de restitución de derechos y del pensamiento Latinoamericano de Sandino, Bolívar y el Che”, destacó Rafael Munguía.

“Los ideales de nuestro General Sandino los hemos puesto en práctica desde el momento en que nos hemos dispuesto a mejorar el nivel de atención en el sector salud, que es en el que me he especializado, Sandino opinaba por ser humanista, solidario y es lo que hoy estamos haciendo, llevando la salud a los lugares donde se necesita. Nuestras armas son el estetoscopio y la bata, llevando este bienestar y haciendo honor a los principios de nuestro General de Hombres y Mujeres Libres” expresó Bismarck Morales.

De esta manera, los jóvenes continúan efectuando la práctica del legado del General Sandino, siendo ellos los herederos de ese Amor infinito por la Patria, por la defensa de la soberanía y la puesta en práctica de la solidaridad.