El Secretario de Relaciones Internacionales del Frente Sandinista, compañero Jacinto Suárez, considera que la violencia que ha desatado la derecha en Venezuela, es con el propósito de justificar un Golpe de Estado que derroque al Presidente Nicolás Maduro, quien se mantiene firme con respaldo de la mayoría del pueblo venezolano.

De esta manera el compañero Suárez rechazó las intenciones del imperialismo de seguir causando violencia en Venezuela, a través de los grupos de Derecha, que una vez más intenta desestabilizar sin éxito al gobierno legítimo del Presidente Maduro.

Para Suárez, la derecha venezolana insiste una, dos, tres y cuatro veces en desestabilizar al gobierno legítimo del Presidente Nicolás Maduro, porque existen muchos intereses económicos de la oligarquía que no acepta que las grandes riquezas de esa nación están en manos del pueblo y no de grupitos afines al imperio norteamericano.

“Insisto que lo de Venezuela no es nuevo, la conspiración es constante porque es demasiada la riqueza que hay en Venezuela, como para que los monopolios extranjeros y los grupos reaccionarios pierdan la avaricia por gozar de esas beneficios que pasaron a hacer patrimonio de todos los venezolanos. Lo que pretenden es crear una situación de caos para que justifique un Golpe de Estado”, reiteró el compañero Suárez.

Estos nuevos actos de provocación de la derecha venezolana se realizan, después de haber perdido contundentemente las elecciones municipales del 8 de diciembre pasado y en la que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ganó más de 250 alcaldías.

“La derecha perdió de calle (abrumadoramente) las elecciones municipales, ellos pensaron en determinado momento que la distancia que había entre (Henrique) Capriles y Maduro en la última elección le iba a dar una fácil victoria en la municipal, lejos de eso el PSUV se levantó con 20 gobernadores y más de 200 alcaldías, con casi el 70 por ciento del electorado manifestado”, dijo.

Valoró que ese respaldo logrado por el PSUV en las municipales confundió a la derecha venezolana que auguraba un triunfo y por tanto la respuesta que ahora brindan, es lanzarse al camino de la subversión y del enfrentamiento.

Indicó que la derecha repetirá una y otra vez las acciones de violencia en su afán de pedir la intervención extranjera, algo que no es posible gracias al contexto de unidad que vive América Latina y el Caribe.

“Una vez más la derecha va a perder la batalla en las calles, se fueron a las calles, el pueblo salió a las calles y van a perder una vez más la batalla y van a seguir insistiendo con Venezuela”, dijo.

Manifestó que ahora la derecha está jugando a dos caras, por un lado Henrique Capriles aparenta desvincularse de los actos de violencia, mientras los seudo dirigentes derechistas Corina Machado y Leopoldo López andan incitando a la subversión.

“Están pensando que pueden debilitar la base popular del PSUV causando desabastecimiento y haciendo guerra económica para ver si en un revocatorio que pueda haber en el 2016 logran ganar en contra de Maduro, entonces se dividen los papeles, uno está en el papel electoral y el otro en el papel subversivo, pero son partituras de la misma canción, la recuperación de Venezuela para los monopolios extranjeros y para la oligarquía nacional que por años y años vivió de ella”.

El Gobierno Sandinista del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, el pueblo organizado, así como los gobiernos municipales del FSLN en toda Nicaragua, han rechazado estos planes desestabilizadores orquestados por el imperio y por una derecha local servil.

En un comunicado rubricado este lunes por alcaldes de todo el país y dado a conocer por la compañera Rosario, los gobiernos municipales ratificaron estar en unidad permanente con las autoridades legitimas de Venezuela, con el Presidente Nicolás Maduro, con el PSUV y rechazaron cualquier injerencia del imperio norteamericano.