La principal actividad económica de Bluefields sigue siendo la pesca artesanal, de la que depende en gran medida parte de la población, situación que es muy tomada en cuenta por el Gobierno Sandinista, que a través del Instituto Nicaragüense de la Pesca y Acuicultura (INPESCA) viene mejorando la situación del sector y particularmente de las cooperativas de pescadores artesanales.

Los miembros de las cooperativas, Guadalupe Moreno, en la Región Autónoma de Atlántico Sur (RAAS), pueden dar testimonio de ese respaldo, tanto así que sus condiciones laborales han cambiado considerablemente, gracias al apoyo del Gobierno Sandinista que les ha entregado financiamiento y los equipos de motores, pangas y redes, los que les permite mejorar su producción y con ello incrementar los niveles de vida de estas familias.

Esta cooperativa de pescadores ha recibido un poco más de 85 mil dólares en financiamiento, fondos que le permitieron no solamente sobrevivir, sino poder ser competitivos ante las grandes empresas pesqueras de la región, cuenta Tomas Hammond Nickigs, uno de los socios de la Guadalupe Moreno.

“Antes de los préstamos, estábamos pescando con serias dificultades, con un poquito de redes, sin motor, con velas, pero cuando logramos ese créditos nuestra situación cambió, porque pudimos mejorar la producción y aunque ahorita la pesca está muy deprimida, los socios seguimos recibiendo el apoyo de las autoridades”, reconoce Hammond, quien desde la primera etapa de la Revolución Sandinista ha recibido el apoyo del FSLN para ejercer su labor.

Francisco Salgado señala contundentemente que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional es el principal responsable que la pesca artesanal en la RAAS no haya desaparecido, dado la ventaja en maquinaria que tienen empresas que acaparan la mayor producción de productos marinos.

“Nosotros no nos podemos quejar y tenemos que decir que gracias a nuestro Gobierno actual podemos decir aleluya”, subraya Hammond.

“Agradecemos muchísimo al Gobierno Sandinista porque acceder a los créditos ha permitido que los compañeros pescadores vengan cambiando su forma de vida, ha beneficiado grandemente a los socios dotándolos de equipos, como motores y redes, entonces nuestras faenas de pesca son mucho más fructíferas”, señala Salgado.

Ahora la principal meta de la Guadalupe Moreno es adquirir un barco de regular tamaño, un depósito de combustible y un centro de acopio con refrigeración que les permita almacenar el producto en grandes cantidades.

Siguiendo ese objetivo han presentado a INPESCA un proyecto para la construcción y equipamiento de una nave nodriza (lancha acopiadora) que permitirá en pleno mar poder acopiar más productos y ayudará que los pescadores puedan faenar cerca de este barco.

Salgado recuerda los años de penuaria y falta de apoyo de las autoridades, eran los tiempos de los gobiernos neoliberales, eran los tiempos que eran rechazados por las instituciones financieras que cerraban las puertas a todas aquellas solicitudes de crédito dirigidas a promover el sector pesquero.

“Recuerdo que muchos de nuestros compañeros ante la falta de apoyo, tenían que solicitar empleos a las grandes empresas pesqueras y como siempre sucede, nos pagaban mal y nos sobreexplotaban, desde el 2009 volvimos a constituirnos 24 compañeros en esta cooperativa y aunque la situación no es de oro, si podemos decir que nuestras condiciones han mejorado”, refiere Salgado al tratar de graficar las penurias que vivieron cuando el FSLN no era gobierno.

Faenan en territorios marinos restituidos por la CIJ

Ahora la situación es muy diferente, durante una faena diaria esta cooperativa logra pescar unas 2 mil 400 libras, a razón de entre 80 y 90 libras por cada socio, producción que en un 50 por ciento es vendida en el mercado local y el restante a las empresas acopiadoras.

Un hecho que mantienen a los pescadores contentos, es que Nicaragua y particularmente nuestros pueblos originarios tienen más espacios de mar territorial a partir de la sentencia del 19 de noviembre del 2012 de la Corte Internacional de Justicia.

Y aunque los socios de la Guadalupe Moreno todavía no han llegado hasta esa zona de mar caribeño si están claros que “eso nos viene a beneficiar grandemente porque nuestra plataforma anteriormente estaba reducida y ahora se nos ha ampliado y eso nos permite tener mayor productividad”.

Salgado asegura que en estas zonas restablecidas por la CIJ existe un abundante y millonarios bancos de pesca y apuestan que con el apoyo del Gobierno Sandinista en poco meses van a adquirir las herramientas necesarias que les permitan explotar estas zonas, mismas que ya son faenadas por otros barcos de bandera nicaragüense, esto en base a la resolución de la CIJ.

“Estas cifras de pesca no fuesen posible si tuviéramos las condiciones del pasado, por eso decimos que ha sido de gran ayuda los financiamientos, ha beneficiado mucho a los compañeros pescadores, pero tenemos el problema de los altos costos del combustible”, cuenta Salgado.

Dotando de herramientas

Eustace Wiltshire, Responsable de Promoción de Instituto Nicaragüense de la Pesca (INPESCA) en la RAAS, señala que existe una orientación muy precisa del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega: dotar de las herramientas básicas a los pescadores para que puedan incrementar la productividad.

“Son 42 cooperativas conformadas legalmente y hemos apoyado a un mil 200 pescadores. La responsabilidad de INPESCA es brindarles acompañamiento en las capacitaciones y asistencia técnica y les acompañamos en los financiamientos, verificamos el buen eso de los créditos y les brindamos asistencia contable para convertir estas cooperativas en empresas productivas.

Dinamizar a pequeños y medianos empresarios

El apoyo no solamente es a los pescadores, sino también a los empresarios pequeños y medianos que ofrecen las herramientas para mejorar la producción del sector. Wiltshire detalla que actualmente son unos 12 proyectos dirigidos a fortalecer las capacidades de los pescadores de la RAAS.

“La compra de los materiales de pesca siempre lo hacíamos en el pacífico, ahora hay una orientación bajada que si hay empresarios que se dedican a este tipo de actividades en la región, también hay que comprarles a los empresarios de la RAAS y hemos invertido gran cantidad de dinero”, dice Wiltshire.

INPESCA desde hace un buen tiempo trabaja en un proyecto de desarrollo pesquero con compañeros del sector de Monkey Point (ubicada a 40 millas al sur de Bluefields), en el que se han invertido 362 mil dólares, fondos que han permitido construir un acopio, una fábrica que produce 10 mil libras de hielo diariamente y una pequeña central eléctrica que ha contribuido a desarrollar no solamente a las familia de pescadores, sino a toda la comunidad en general.

“Llevando a cabo estas obras consideramos que estamos mejorando sustancialmente la vida económica, social y cultural de esa comunidades”, explica Wiltshire. En esta región de Monkey Point se apoya a unos 70 pescadores artesanales.

En los últimos 3 años, INPESCA, en la RAAS, ha brindado créditos por un monto de un millón 200 mil dólares, fondos que provienen del ALBA, convenios de créditos con organismos internacionales.