Los años pasaron para María del Carmen Hernández y las dificultades para seguir estudiando siempre se antepusieron a sus sueños. La distancia de más de cinco kilómetros de camino –de difícil acceso- desde su pueblo Sandino “Los Fierros” hasta el casco urbano del municipio 'El Crucero', todo el tiempo fue el principal obstáculo para poder continuar sus estudios, sobre todo durante difíciles temporadas de invierno y verano. Avanzar del bachillerato al sistema de educación secundaria siempre la pareció un imposible.

“Eran cinco kilómetros que definían el futuro para las gentes de este pueblo”, refirió María, a quien el escenario le cambió promisoriamente con la reciente apertura de la Secundaria Rural a Distancia, modalidad educativa que desarrolla intensamente el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, de acuerdo al Plan Nacional de Desarrollo Humano (PNDH).

La nueva modalidad de estudio impulsada por el Ministerio de Educación (Mined) ha permitido no solamente devolverle las esperanzas que ya tenía perdidas esta pobladora de El Crucero, sino además permitirle planificar un nuevo modelo de vida al incorporarse a las clases que impartirán -en su mismo territorio- especialistas en Lengua y Literatura, Física-Matemática y Lengua Extranjera, un derecho elemental que le ha sido restituido en estos Nuevos Tiempos que atraviesa Nicaragua.

La historia de Roger Mejía es muy parecida a la de María. Levantarse a las cinco de la mañana, y caminar hasta dos horas continuas para llegar hasta su centro de estudio, ubicado en El Crucero, era lo de menos para este poblador, quien destacó que las oportunidades que ha devuelto la modalidad Secundaria Rural a Distancia tiene que ver mayormente con la buena voluntad del estudiante y las posibilidades económicas.

“Al estar en esta escuela ya no pagaré un solo peso”, destacó Roger, quien recordó que hasta hace tres años–cuando aún podía estudiar-, tenía que pagar mensualidad escolar, transporte y hasta comida. “Ya esta situación cambió –indicó- porque ahora el Presidente Daniel nos está garantizando hasta la merienda escolar, tanto el desayuno como el almuerzo, además que la educación será gratuita y ya no gastaré en pasajes porque la escuela está en mi misma comunidad”, subrayó.

Otros 23 estudiantes de la escuelita pública Sandino “Los Fierros” manifestaron que este 15 de febrero será recordado por siempre, porque es la fecha que marcará un hito para el desarrollo de esta comarca. Los niños, niñas, jóvenes e incluso adultos, iniciaron este festivo día proponiéndose metas claras para poder avanzar con éxito su séptimo año escolar y luchar contra la pobreza, la ignorancia y la desesperanza, lucha que irá marcando las nuevas sendas de un mejor porvenir.