De muy acertada calificó el médico internista Vicente Maltez, la valoración y calificación que realizaron los diputados de la Asamblea Nacional, en las reformas a la Ley 431 ó Ley de Régimen de Circulación Vehicular e Infracción de Tránsito, sobre todo en lo referido a las multas por ingesta de bebidas alcohólicas. Las nuevas disposiciones aún no entran en vigencia, pero han originado un debate en la ciudadanía que en su gran mayoría aplaude las reformas destinadas a crear conciencia sobre un grave problema que afecta a las familias.

Maltez espera que estas disposiciones ayuden a reducir drásticamente los accidentes de tránsito y sobre todos las muertes que se originan, muchas de ellas relacionadas a la nefasta combinación de alcohol y timón.

“Yo creo que esta ley que tiene un sentido punitivo debe ser bienvenida en nuestro país y no hay que tenerle miedo a la normativa”, señala Maltez.

En las recién aprobadas reformas a la ley de tránsito se crearon nuevas categorías y se incrementaron las multas; por ejemplo, el estado de embriaguez ligera será determinado cuando una persona marque en la prueba de alcoholímetro al menos 0.5 grados de alcohol por litro de sangre. Por esto al conductor se le retendrá la multa y tendrá que pagar un mil córdobas.

Aquellos conductores que marquen un grado de alcohol serán multados con 4 mil córdobas y detenidos 12 horas, mientras que aquel que pase de 2 grados pagará 5 mil córdobas, será acusado de exposición de personas al peligro y podría ser condenado de seis meses y hasta un año de cárcel.

El médico aplaude las reformas y reitera la máxima recomendación que se pueda dar, si va a consumir bebidas alcohólicas, no debe conducir bajo ninguna circunstancia y por ningún motivo, pues en términos generales aquella persona que alcanza los ya famosos 0.5 grados de alcohol se convierte potencialmente peligrosa al momento de tomar un timón.

“Definitivamente una persona que anda una alcoholemia de 50 miligramos (0.5 grados) por ciento, se convierte en un peligro teniendo en su mano un timón”, subraya Maltéz.

De acuerdo al libro de medicina legal escrito por el doctor Eduardo Vargas Alvarado, una persona con esa concentración de alcohol en su sangre, puede presentar un estado de euforia, pérdida de inhibiciones y exceso de confianza en sí mismo, hay inestabilidad emocional y un retardo en sus reflejos.

¿Pero con cuántas cervezas o tragos se puede alcanzar ese 0.5 grados de alcohol? El doctor Maltéz indica que tiene que ver en primer lugar con la tolerancia que determinadas personas tengan al alcohol, el tipo de licor que se ingiera y hasta tiene que ver el tipo de comida que consumió y hasta el tamaño de las personas.

Según la explicación, hay ciudadanos que queman más fácilmente el alcohol que otras. Si se trata de una persona de baja estatura la cantidad de alcohol o de cerveza que ingiere es menor y con eso llega a alcanzar los 50 miligramos por ciento.

Igual explicó que en esto del consumo alcohólico, también tiene que ver con el tipo de licor que se toma, “si usted toma un aguardiente tiene ahí 25 grados de alcohol, en cambio toma un licor fuerte como el Flor de Caña, el Vodka o el whisky tenés 40 grados y hasta 45 grados dependiendo de la marca”.

Maltez hizo ver que en algunas ocasiones se ha presentado casos que una persona con una o dos cervezas se embriagan, esto en la mayoría de los casos ocurre cuando la persona anda vacía el estomago.

“Eso tiene que ver también de la condición que usted tenga, si usted anda con el estomago vacío, el alcohol le hace más efecto que en cambio si usted tiene el estómago lleno de comida, y hay que ver qué tipo de comida, si usted tiene una comida grasosa la absorción del alcohol va a ser más lento, a diferencia si usted ha comido frutas, en eso va a posibilitar que se absorba más rápido el alcohol”, explicó.