El XXXVI Foro del Clima en América Central se desarrolla en el Centro de Convenciones Crown, a donde llegaron representaciones de estudiosos del clima de toda la región, así como de México y quienes a lo largo de tres días revisarán las condiciones atmosféricas y oceánicas que prevalecen sobre el istmo.

Al mismo tiempo pretenden continuar fortaleciendo las capacidades de las instituciones meteorológicas de la región para mejorar la capacidades de pronósticos climáticos en América Central, así como la aplicación en la agricultura, pesca, en los recursos hídricos y en la gestión de riesgos y en la seguridad alimentaria.

Al respecto, Luis Fernando Alvarado, Instituto de Meteorología de Costa Rica dijo que el Niño o La Niña  no son los únicos fenómenos que controlan el clima de nuestra región, sino que las variaciones de temperatura del océano Atlántico tienen también repercusiones en la zona.

En ese sentido explicó que se está pronosticando condiciones de clima neutras para la región Pacífica de América Central, sin embargo eso no indica que no sucederá nada sino que en la zona oeste de la región las precipitaciones serán un poco bajo de lo normal, pero en el Caribe se puede presentar lluvias más allá de lo normal.

De acuerdo al costarricense Centroamérica tendrá impactos por el enfriamiento del Océano Atlántico, lo que repercutirá en menos lluvias posteriormente, después de los primeros tres meses del período, es decir mayo, junio y julio y recordó que en el 2009 se dio una situación similar.

Influencia de la Niña ya terminó

Destacó que las lluvias que se han estado observando, corresponden a influencias en la atmósfera de los efectos de la Niña, que a nivel oceánico ya terminó, por otra parte destacó que la temporada de huracanes del corriente año depende mucho de las temperaturas del Atlántico.

En ese sentido, como la temperatura de las aguas del Atlántico están más bajas, se espera que la temporada de huracanes sea más baja de lo normal, que es de aproximadamente 15 por año, pero se espera que en el 2012 no pasen de 10 el número de estos fenómenos climáticos.

Por su lado, Marcio Vaca Pronosticador del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, recordó que sobre la base del análisis tendencial que se hizo aquí en Nicaragua, en base a los datos de 140 estaciones distribuidas en todo el país, se llegó a la conclusión de que para las regiones autónomas del Atlántico Norte y Sur, habrá un comportamiento de las lluvias ligeramente por encima de los valores normales.

En las zonas central, norte y pacífico podrán estar entre lo normal o ligeramente por debajo de lo normal en los tres primeros meses de la temporada, es decir entre mayo, junio y julio, dijo el científico, quien a la vez alertó que la presencia de lluvias en abril no significa que se haya instalado la temporada lluviosa, lo cual será a partir del 20 de mayo.

El pronosticados del INETER explicó que por el momento se va a tener precipitaciones en forma de chubascos, con tormentas eléctricas a finales de la tarde y comienzo de la noche.