Augusto de la Torre, Economista en Jefe del Banco Mundial para América Latina, presentó en Nicaragua el informe “El emprendimiento en América Latina; muchas empresas y poca innovación”, en el que destaca que la región debe promover más las estrategias que ayuden a las pequeñas y medianas empresas a ser más innovadoras para alcanzar un mayor desarrollo.

“América Latina, incluyendo a Nicaragua, es una región de emprendedores, uno de los datos quizás más relevantes de nuestro estudio es que en términos como porcentaje de la población, los países latinoamericanos, inclusive en Centroamérica, tienen un grupo de nuevos emprendedores mayor al promedio de otros países y otras regiones; no es que nos falten empresarios tenemos muchos empresarios, pero el problema de América Latina es que los empresarios que tenemos tienden a estar a cargo de empresas relativamente pequeñas y no crecen mucho”, apuntó el funcionario del Banco Mundial de origen ecuatoriano.

De acuerdo al informe, un emprendedor exitoso es aquel que transforma las ideas en empresas comerciales rentables, algo que para De La Torre, requiere la capacidad de innovar, introducir nuevos productos y explorar nuevos mercados.

Y aunque el informe no destaca a ningún país en particular, Augusto de la Torre considera que en Nicaragua se debe seguir fortaleciendo la capacidad productiva, particularmente en el sector agrícola, ya que el país cuenta con suficientes tierras para incrementar sus niveles de exportación de alimentos.

En Nicaragua, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional que dirige el Comandante Daniel Ortega, apoya con diferentes programas económicos al sector de la pequeña y mediana empresa, a fin de promover su desarrollo. Incluso creó, el Ministerio de Economía Familiar y Comunitaria, cuyas políticas van dirigidas a mejorar sus capacidades productivas.

El funcionario del Banco Mundial reconoce que los gobiernos en América Latina desarrollan programas de apoyo a las micros y pequeñas empresas, particularmente en Nicaragua se trabaja en ayudarles a formalizarse.

“La generación de puestos de trabajo de calidad obedece mayormente a estos emprendedores, aunque este proceso tiene mucho mayor vigor en América Latina que en otros lugares”, dijo De La Torre.

Según el informe del Banco Mundial, las empresas exitosas permanecen siendo pequeñas en la región. Aquellas que tienen 40 o más años de actividad emplean alrededor de 110 personas en la región, mientras que en Asia Oriental emplean a cerca de 170, en Europa oriental unas 220 y en países de alto ingreso a 250.

“En los últimos años, las políticas latinoamericanas se han enfocado en la asistencia a pequeñas y medianas empresas. Pero estos esfuerzos también deben dirigirse a las nuevas empresas. Es un sub grupo de las empresas jóvenes el que suele crecer”, plantea el informe.

El Banco Mundial reconoce que en los últimos siete años Nicaragua ha logrado superar la inestabilidad y los efectos de desastres naturales, para mostrar una importante recuperación económica y ahora se enfoca en ideas innovadoras contra la pobreza.