La Asamblea Nacional aprobó este martes, con 85 votos a favor, el contrato de préstamo entre el Gobierno de Nicaragua y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por 36 millones de dólares, para financiar el proyecto de fortalecimiento de salud pública, que beneficiará a 33 municipios de la Zona Seca.

El objetivo del proyecto es fortalecer la capacidad del Ministerio de Salud en extender servicios de promoción, prevención y atención primaria a la salud en comunidades rurales dispersas con énfasis en la región del Corredor Seco de Nicaragua, con el fin de mejorar el estado de la salud de la población más vulnerable, explicó el diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez, Presidente de la Comisión de Producción, Presupuesto y Economía de la Asamblea Nacional.

Agregó que se estarán beneficiando 33 municipios ubicados en los departamentos de Madriz, Nueva Segovia, Estelí, Chinandega, León, Matagalpa y Managua, donde se estima dar cobertura en salud a unas 134 mil 977 mujeres en edad fértil, 16 mil 528 embarazadas, 28 mil 415 niñas y niños menores de 2 años y 87 mil niños y niñas menores de 6 años.

“En este caso particular los 35 millones de dólares del BID tienen como objetivo fundamental el fortalecimiento del talento humano, porque no debemos olvidarnos que los hospitales no funcionan solos, los centros de salud no funcionan solos, y necesitás tener un cuerpo de hombres y mujeres altamente calificados para garantizar los mejores niveles y estándares en salud al pueblo nicaragüense y uno de los componentes más importantes es la capacitación de unos 4 mil hombres y mujeres para que se integren al servicio de salud pública, estamos hablando de enfermeras, de radiólogos, asistentes y camilleros”, detalló Gutiérrez al explicar los componentes en que será utilizado este convenio de préstamo.