El experto en derecho internacional, Mauricio Herdocia, afirmó que Nicaragua logró una victoria procesal ante Costa Rica, al autorizarle la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que pueda exteriorizar sus alegatos con respecto a la contramemoria que nuestros vecinos presentaron en relación al diferendo por la construcción de la carretera fronteriza que daña nuestro Río San Juan.

Los representantes de Costa Rica intentaron impedir que Nicaragua no presentara su posición en torno a la citada contramemoria, sin embargo la CIJ dio a lugar a la solicitud presentada por nuestros representantes ante el ente jurídico.

Nicaragua, durante un encuentro con los magistrados de la CIJ, solicitó la necesidad de poder presentar por escrito la réplica correspondiente, sus observaciones y comentarios a la contramemoria que Costa Rica había presentado el 19 de diciembre del 2013, algo que fue autorizado por el tribunal de la ONU.

“Si Nicaragua se quedaba sin derecho a responder esa contramemoria pues hubiéramos quedados en una situación de desventaja y la presidencia de la CIJ, muy comprensible, estableció entonces un plazo”, subrayó Herdocia.

El jurista considera que nuestros representantes ante la CIJ van a aprovechar para fortalecer su posición alrededor de dos temas centrales, “uno, el impacto sensible severo y grave de la sedimentación en el Río San Juan de Nicaragua como resultado de la construcción de la carretera y por otro lado la identificación más concreta del daño ecosistémico y a las especies identificándolas de manera adecuada”.

La CIJ fijó el 4 de agosto para que Nicaragua presente su documento escrito y el 2 de febrero de 2015 lo hará Costa Rica.

El jurista explicó que se hace necesario la presentación de nuestra posición, porque hay una contra memoria con alegatos nuevos de Costa Rica, los cuales Nicaragua debe responder, “eso no puede quedar sin respuesta, ahí hay elementos nuevos planteados por Costa Rica que se había comprometido a presentar, lo que denominó diagnóstico ambiental, Nicaragua lo que había pedido era básicamente un estudio de impacto ambiental con un componente transfronterizo para medir el daño fuera de fronteras, de tal manera que hay muchas cosas que señalar, muchas cosas que estudiar”.

Señaló que Nicaragua está obligada a realizar investigaciones directamente en el lugar de los hechos y la CIJ le dio la razón al autorizar esas investigaciones.

“Y por eso es que precisamente este hecho se constituye en una victoria procesal de Nicaragua, no de fondo, pero sí procesal, porque Costa Rica había señalado literalmente a la Corte que no era necesario ni deseable una nueva ronda de fase escrita y Nicaragua logró demostrar que era necesario darle la ocasión a Nicaragua de demostrar su respuestas, sus comentarios y sus observaciones acompañada de investigación in situ para poder responder adecuadamente”, citó el experto.

Herdocia considera que “Nicaragua sale ganando porque va a fortalecer su posición, va a mejorarla, va a enriquecerla, va a poder responder con datos, cifras y hechos contundentes recabados en el terreno, la información presentada por Costa Rica y finalmente vamos a reforzar lo que es nuestra pretensión que seguramente la CIJ va a acoger, que es de paso las peticiones formuladas por Nicaragua en relación a la construcción de la carretera que están referidas al impacto ambiental, a los estudios relacionados con el impacto ambiental y demás estudios relacionados con la construcción de la carretera, al retorno a la situación anterior a la construcción de la carretera y los daños y perjuicios correspondientes”.