Centenares de fieles católicos del municipio de La Concepción, en el departamento de Masaya, celebraron este fin de semana la solemnidad de la Virgen de Monserrat, patrona de ese municipio de Nicaragua.

En la Iglesia del municipio se celebró la Santa Misa, oficiada por Monseñor Silvio Báez, quien destacó el ejemplo que María sigue dando a los cristianos, como sal y luz del mundo.

“La Virgen María es Sal y Luz del mundo, ella es la discípula más perfecta del Señor. La Virgen continúa siendo Sal en la historia y en la Iglesia”, expresó Báez, quien basó su prédica en el Evangelio según San Mateo.

María “le dio sabor a la historia humana con su sencillez y con su fe. La historia se volvió más esperanzadora gracias a la docilidad de la Virgen ante los planes de Dios, acogiendo el proyecto de Dios como sierva obediente, llena de amor frente al Padre”, indicó.

Asimismo, afirmó que María también es Luz “porque se dejó iluminar de tal manera, creyendo, que dio a luz a aquel que es la Luz del mundo, Cristo su hijo”.

“Ella tuvo la Luz en su seno y en su corazón, y alumbró el mundo dando a luz a Jesucristo. Ahora sigue iluminando con su ejemplo de vida, con su fe inquebrantable, con su pobreza total y su disponibilidad absoluta ante Dios. Ella sigue iluminando el presente en la Iglesia, intercediendo por nosotros, casi llevándonos de la mano a Jesús”, afirmó el Obispo.

Luego de la Santa Misa, inició una larga procesión durante la cual la imagen de la Virgen recorre todas las calles del municipio.

Familias devotas de la Virgen de Monserrat, explicaron que este año le piden a la Madre de Dios, muchas bendiciones para el país en particular para La Concha.

“Que siga todo bien, más tranquilidad, salud, paz, trabajo, esas son las principales súplicas que le hacemos a nuestra madre la Virgen de Monserrat”, indicó Trinidad López.

“Le pedimos por la familia para que cada día estemos más unidos, y siempre que estemos bien con salud, trabajando y prosperidad para nuestra Nicaragua”, expresó Juana Orozco.