La decisión se adoptó en la última sesión del cuerpo realizada en la ciudad de Panamá a propuesta de la representante argentina, la diputada Nancy González y fue aprobada por todos sus miembros, con excepción de los parlamentarios de México y Saint Martin, que se abstuvieron.

La resolución destaca que la presidenta Cristina Fernández “adoptó la decisión en uso de sus facultades y atribuciones” constitucionales “a fin de rescatar y administrar de manera eficiente los recursos hidrocarburíferas del pueblo argentino”.

"Nos sumamos a la posición de los Gobiernos de América Latina y el Caribe que mayoritariamente se han solidarizado con la decisión de Argentina, orientada a beneficiar no sólo el crecimiento y desarrollo del pueblo argentino, sino a la promoción de la integración energética de la región", dice la resolución.

El comunicado del Parlatino, en el que están representados los Parlamentos de 23 naciones del continente, recuerda que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner justificó su decisión para "rescatar y administrar de manera eficiente" los recursos argentinos.

Rechazó además "categóricamente la posición tomada por el gobierno español y la Unión Europea en amenazar al Estado argentino con represalias en el campo comercial, en lugar de tomar la vía del diálogo y negociación como puntos de búsqueda de concordancia".