Un avión de pasajeros tuvo que aterrizar de emergencia en Turquía tras un intento de secuestro. El avión procedía de Ucrania.

Un alto funcionario turco afirma que un pasajero que amenazó con la presencia de una bomba a bordo del avión de pasajeros, intentó desviar la aeronave a la ciudad rusa de Sochi, donde este viernes se inauguraron los juegos olímpicos de invierno.

El subsecretario del Ministerio de Transporte, Habib Soluk, dijo a la televisión privada NTV que el avión, que procedía de la ciudad ucraniana de Járkov, aterrizó sin problemas en el aeropuerto internacional Sabiha Gökçen, en la ciudad turca de Estambul, recoge la agencia AP.

Según medios locales, el avión es de la compañía Pegasus Airlines y en este viajaban 110 pasajeros.

El avión sigue en estos momentos en la pista de aterrizaje de dicho aeropuerto.