El índice industrial Dow Jones de la Bolsa de Nueva York retrocedió un 0,78 por ciento, en tanto que el Nasdaq, que mide las acciones del sector tecnológico, perdió un 1 por ciento, indicando la preocupación por la evolución de la situación europea.

También influyó en Wall Street la noticia de que la cadena minorista Wal-Mart ha inició una investigación interna por un posible caso de corrupción en México hace siete años, y esto llevó a una caída de la acción de la compañía.

Lo ocurrido en Francia, donde el socialista Francois Hollande derrotó al presidente Nicolas Sarkozy en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, también alteró el humor de los mercados, pendientes ahora de que una probable revalidación de este resultado el 6 de mayo termine cambiando el curso político.

Asimismo, la dimisión del primer ministro holandés, Mark Rutte, y de todo su gabinete ante la reina Beatriz, crea también una atmósfera de incertidumbre después del fracaso del gobierno para negociar el plan de recortes presupuestarios para rebajar el déficit público al 3 por ciento en 2013.

En este contexto de malas noticias, ayer se conoció que la economía española cayó el 0,4 por ciento en el primer trimestre de 2012 respecto al último de 2011, confirmando así que el país ha entrado en recesión oficialmente tras registrarse dos trimestres consecutivos de contracción, de acuerdo con los datos publicados hoy por el Banco de España.

Otra noticia que se sumó a esta catarata de novedades negativas y derrumbó a los mercados fue la caída en abril de la actividad industrial en Alemania a su mayor ritmo en casi tres años, lo que mina las esperanzas de que la economía del país pueda impulsar el crecimiento de la Eurozona.

"Un cambio potencial de gobierno en la Eurozona ya es de por sí suficientemente malo, pero con el derrumbe del gobierno holandés, los inversores realmente se han asustado", opinó Chris Beauchamp, analista de mercados en la consultora IG Index.

"A eso hay que agregar la esperada caída de la industria manufacturera alemana en abril, que aumentó la preocupación de una desaceleración en la hasta ahora invulnerable economía europea", agregó.

En España, mientras tanto, el índice bursátil Ibex 35 cerró ayer con una pérdida del 2,76 por ciento. El DAX de la Bolsa de Frankfurt salió escaldado con un desplome del 3,36 por ciento.

En Londres, el índice FTSE también sufrió un fuerte retroceso del 1,85 por ciento, mientras que en París el retroceso fue aún mayor ya que el índice CAC perdió un 2,83 por ciento. La Bolsa de Milán bajó 3,83 por ciento, la de Estocolmo 4,59 por ciento, la mayor de toda Europa.

En el Extremo Oriente, el Nikkei de Tokio cayó un 0,20 por ciento pero el Hang Seng de la Bolsa de Hong Kong se derrumbó un 1,84 por ciento.

Merval

El índice Merval de la Bolsa porteña cayó 1,22%, arrastrada por el derrumbe de los mercados globales. Entre las empresas del panel Merval sobresalieron las pérdidas de YPF (-4,69%), Banco Francés (-3,84%), y Petrobras Brasil (-2,62). Durante la jornada la atención de los inversores volvió a estar en la petrolera YPF.

España entró nuevamente en recesión

La economía de España regresó a la recesión con un retroceso del 0,4% de su Producto Bruto Interno (PBI) en el primer trimestre de este año, según los datos ofrecidos ayer por el Banco de España en su nuevo boletín económico.

España encadena así dos trimestres consecutivos de caída del PBI. El último trimestre de 2011, la economía cedió un 0,3%. Un país entra técnicamente en recesión cuando acumula dos trimestres consecutivos de contracción económica.

Según el Banco de España, la nueva caída del PBI se debe principalmente a la de la demanda nacional. La aportación del sector exterior, además, aunque fue positiva, se situó por debajo de la del trimestre anterior.

Los datos avanzados hoy por el Banco de España deben aún ser confirmados en una semana por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que es el que da las cifras oficiales del PBI.

España, sumida desde hace cuatro años en una grave crisis económica, regresa así a una recesión poco tiempo después de haber salido de otra. Por primera vez en 15 años entró en una en el último trimestre de 2008 y no logró salir de ella hasta el primero de 2010.

La cara más amarga de la crisis en España es el alto número de desempleados. Según el Banco de España, la tasa de desempleo se situó en el primer trimestre de este 2012 en torno al 24 por ciento.

La última Encuesta de Población Activa (EPA) fijó en un 22,85% la tasa de desempleados en el país durante el último trimestre de 2011, lo que equivale a casi 5,3 millones de personas sin trabajo. La próxima EPA, correspondiente a los tres primeros meses de este año, se publicará el próximo viernes.

Los voceros de la Comisión Europea expresaron ayer la preocupación que existe en el viejo continente por la situación de España.