Familias de la comunidad de San Ramón de las Uvas, en el municipio de San Isidro, Matagalpa, recibieron por primera vez el servicio de energía eléctrica familiar y comunitaria, el cual contribuirá con el mejoramiento de su calidad de vida y con el desarrollo socioeconómico de la comunidad.

Con una inversión de 2.5 millones de córdobas y tras coordinaciones entre líderes comunitarios, autoridades locales y la gestión de Enatrel, se construyó una red de 4.5 kilómetros para llevar energía permanente y de calidad por primera vez a las familias de la comunidad.

Durante la entrega del proyecto a las familias protagonistas, varias amas de casa, jefas de hogar y trabajadoras campesinas, reconocieron que el Gobierno Sandinista fue el único que se preocupó por llevar la electricidad a la comunidad y de esa manera promover su desarrollo y una mejor calidad de vida.

Doña Rodriga Urrutia tiene más de 60 años y recuerda que desde que se crió en esa comunidad nunca hubo energía eléctrica. “Para cocinar, planchar, alumbrarse, teníamos que recoger ocote en la montaña, en la noche los que pueden se alumbraban con focos, eso sale caro”, comentó.

“Aquí no había televisores, ni refrigeradoras, no había nada, pero ahora que tenemos la energía todo mundo está trayendo sus cositas porque sabemos que ahora vamos a vivir distinto, vamos a vivir mejor, gracias al Presidente Daniel, estamos agradecidos con él”, agregó doña Rodriga.

Otra protagonista es doña Dominga Rodríguez, quien recuerda que hace pocos días todavía se alumbraban con el candil y el ocote.

“En la noche ya nadie salía, cuando ya oscurecía todo mundo a dormir por el peligro de los caminos, las culebras. Pero ahora nos sentimos bien alegres porque estamos con luz, alegrísimos. Ahora se mira alegre la comunidad, en un lugar donde no hay luz, no hay nada, esta triste. Ahora nos sentimos alegres, escuchamos la radio, escuchamos la Palabra de Dios”, expresó doña Dominga.

Las madres jóvenes que por la mañana envían a sus niños a la escuela cercana, también se sienten reanimadas con la instalación de la energía eléctrica en su comunidad.

Milagros Ruiz, madre de dos escolares, comentó que es muy difícil vivir en el campo sin la facilidad que brinda el tener la energía.

“Desde el tiempo que vine yo, no teníamos energía, es difícil vivir sin energía, todo se nos hace difícil, esperemos en Dios que ahora la energía nos facilite la vida para nosotros como padres de familia y para nuestros hijos que van a tener mejor futuro”, comentó.

“Más adelante compraremos electrodomésticos, televisión, radio para los niños. Ahora nuestros hijos van a tener futuro porque van a tener mejores estudios y van a salir adelante. Ahora la comunidad va a estar diferente. Nuestro gobierno se ha puesto las pilas como dice el campesino”, agregó Milagros.

La instalación de la energía permitirá que los pobladores de San Ramón de las Uvas, compren sus productos alimenticios refrigerados, sin tener que caminar entre 5 o 6 kilómetros diarios para consumir pollo, gaseosas, hielo, entre otros productos.

Ernesto Ponce, propietario de una pequeña pulpería, explica que antes no vendía productos refrigerados por temor a tener perdidas, pero ahora está vendiendo gaseosas, jugos, pollo y helados.

“Ahora va a funcionar más el negocio, ahora vamos a vender cervecitas, jugos, gaseosas, pollo que son las cosas que más se venden aquí. Nosotros estamos muy agradecidos porque es un beneficio que nunca se había visto en la comunidad, nos sentimos agradecidos”, indicó Ernesto.

Finalmente, Mario Esquivel, representante de Enatrel, recordó a los pobladores que el proyecto de electrificación fue costoso y que el Gobierno no escatimó esfuerzos ni recursos para llevarlo a la comunidad.

“Hay que cuidarlos para beneficio de nuestros hijos y de las familias, porque van a servir para el desarrollo económico de la comunidad”, expresó.

Recordó que en Matagalpa se han electrificado 35 comunidades, “vamos día a día incrementando el índice de electrificación en estos departamentos cuyos municipios son los más alejados de Nicaragua. Nuestra meta es que al menos el 87% de la población logre tener energía eléctrica al finalizar el 2016”, concluyó.