La mañana de este miércoles 5 de febrero, el Consejo Directivo del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), aprobó la nueva Política de VIH que tendrán en las 21 organizaciones que la conforman.

“Estamos haciendo esto como parte de un proceso en marcha, no es el primer paso, ya tenemos algún tiempo, ya son años que el Cosep ha venido trabajando a lo largo del país en la búsqueda de contribuir a sensibilizar este tema, a responder sobre una realidad que afecta a nuestros trabajadores, a nuestras trabajadoras y que en ese sentido hemos hecho acompañamiento, nos hemos acuerpado, nos hemos sumado a organizaciones que tienen como propósito ese objetivo”, declaró José Adán Aguerri, presidente del Cosep.

Al aprobar esta nueva política, el Cosep se convierte en la primera organización gremial empresarial de la región centroamericana con una Política de VIH/SIDA, con lo cual se incentiva a las cámaras y asociaciones a promover políticas no discriminatorias de contratación de trabajadores conforme los alcances de lo dispuesto en el ordenamiento jurídico, tales como la no inclusión de la prueba del VIH como requisito para una solicitud de trabajo.

“Estamos poniendo a la orden, facilitando a nuestros departamentos de recursos humanos, la información estratégica sobre el VIH y las capacitaciones que esperamos sean resultado de este esfuerzo. De la misma manera estamos promoviendo con esta política un ambiente de trabajo que sea sano, de respeto, con confidencialidad y de aceptación”, indicó Aguerri.

Por su parte, Anne Largaespada, representante del Programa para Fortalecer la Respuesta Centroamericana al VIH en Nicaragua, resaltó que el Cosep es la primera organización de la cúpula gremial en Centroamérica que suscribe una política de VIH animando a sus cámaras y empresas a integrarse en la respuesta nacional.

“Esta es una epidemia que afecta a todos, es un problema de todos, un problema de desarrollo y en tal sentido el Cosep lo ha entendido en una manera muy clara, muy diáfana en su compromiso con la responsabilidad social empresarial sabiendo que son los jóvenes lo más afectados y los grupos etarios son aquellos que están en la actividad productiva, entonces el suscribir una política le da una fuerza institucional para animar a cámaras y empresas a promover políticas educativas y de reconocimiento a esta realidad”, comentó Largaespada.