Aunque no se alcanzó un acuerdo tripartito del incremento del salario mínimo, en la cuarta reunión de la mesa de negociación los representantes de los trabajadores y la Cámara Nacional de la Pequeña Industria (CONAPI) lograron acordar un incremento del 10% anual del salario mínimo para el sector de la micro y pequeña empresa.

Luego de varias horas de conversación, el dirigente de la Confederación Sindical de Trabajadores “José Benito Escobar” (CST-JBE), Luis Barbosa declaró que lograron un avance del 10% en la negociación del salario mínimo para el sector de la micro y pequeña empresa, a pesar que el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) continúa sin presentar propuesta oficial.

“Podemos decir que la mañana fue provechosa, porque con la micro y pequeña empresa firmamos un acuerdo del 10% conforme a la Ley. Cinco por ciento a partir del 16 de febrero, como quedó establecido en el acuerdo anterior, y el otro 5% dentro de seis meses”, manifestó Barbosa.

Flora Vargas, presidenta de CONAPI, afirmó que siempre han propuesto en tiempo y forma el porcentaje para aumentar el salario de los trabajadores y que la propuesta inicial como sector fue de un 10% anual, distribuido en un 4% durante el primer semestre y el otro 6% en el segundo semestre, pero que el acuerdo alcanzado demuestra la coordinación y el apoyo con los sindicatos.
Vargas sostuvo que aproximadamente 200 mil personas serán beneficiadas con ese incremento del 10% acordado con los sindicatos.

El dirigente sindical destacó la irresponsabilidad de la empresa privada al no presentar una propuesta concreta durante esta cuarta reunión de la mesa de negociación y que la titular del Ministerio del Trabajo ya ha hecho un llamado para que el Cosep y el Gobierno presenten su propuesta en el próximo encuentro para llegar a un acuerdo tripartito.

“El Cosep dice que sigue estudiando la canasta básica. Nosotros lo que hemos dicho es que esa es una canasta básica, es una Ley, la Ley se respeta y lo que nos quieren condenar los señores empresarios es a que solo tengamos una canasta básica alimentaria, a que no nos vistamos ni nos aseemos, porque no tendríamos derecho a los productos de higiene del hogar ni a comprar ropa, por lo tanto es inaceptable, además que existe una ley que se habla de derechos adquiridos, por lo tanto nosotros vamos a defender lo que es esa canasta básica”, comentó Barbosa.

El representante del sector privado, Freddy Blandón, asesor legal del Cosep reiteró que mantienen su propuesta en el incremento de un digito y que durante el encuentro ampliaron los argumentos sobre la canasta básica, dado que consideran que Nicaragua tiene la canasta básica más alta en la región centroamericana y con la mayor cantidad de productos incluidos en ella, destacando los que no son alimentarios.

“Es la canasta más alta de Centroamérica, estamos hablando que incorpora la alimentación de seis personas, cuando la realidad urbana es muy distinta. Estamos hablando que no incorpora que son 2.6 personas las que tienen que trabajar para completar la canasta básica y eso nos lleva a entender que lo que más le conviene a Nicaragua, que lo que más le conviene a la formalidad es una propuesta de un digito”, señaló.