La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) se esfuerza en el enfrentamiento a las consecuencias del cambio climático y otros fenómenos negativos para el medio ambiente, como reconoce la Declaración emitida por el bloque en esta capital.

En la sesión plenaria de clausura de la II Cumbre de la Celac, celebrada en La Habana, los 33 países integrantes de la agrupación calificaron al cambio climático como uno de los problemas mundiales más graves de la actualidad.

El conjunto de estados mostró gran preocupación por los impactos de ese fenómeno en los países en desarrollo y, en particular, los pequeños estados insulares de la región, pues obstaculiza los esfuerzos por erradicar la pobreza y lograr el desarrollo sostenible.

La Comunidad ratificó la necesidad del trabajo conjunto internacional en el enfrentamiento al flagelo, el compromiso global en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la adopción de las disposiciones correspondientes de Naciones Unidas.

En relación con las iniciativas mundiales para la protección del medio ambiente, la Declaración de La Habana reconoció al Diálogo Interactivo de la Asamblea General sobre Armonía con la Naturaleza, celebrada en Nueva York el 22 de abril de 2013.

También destaca la suscripción de acuerdos que suponen un adelanto en el desarrollo del derecho ambiental internacional.

Los países de América Latina y el Caribe expresaron su compromiso con las acciones dirigidas a preservar el planeta y el fomento de alianzas pueblos-gobiernos en la construcción de estrategias para combatir el cambio climático.