Con el propósito de atender y dar respuesta a las necesidades de los pacientes que padecen problemas cardiacos como arritmia, una brigada de médicos estadounidenses de la Universidad de Michigan y cardiólogos nicaragüenses está desarrollando la Quinta Jornada de Electrofisiología y Ablación en el Hospital Militar Dr. Alejandro Dávila Bolaños.

El Teniente Coronel Noel Turcios, Subdirector médico del Hospital, explicó que esta jornada forma parte de la labor social que realiza el Ejército de Nicaragua con la población nicaragüense, por lo cual durante la semana que dure la jornada 20 pacientes de diferentes partes del país, serán sometidos a una intervención poco invasiva de electrofisiología, ablación y colocación de marcapasos.

Turcios declaró que dichos procedimientos no se hacen de rutina en el país, son complejos y se está trabajando con la brigada de médicos norteamericanos y cardiólogos nicaragüenses para seleccionar a 20 de 100 pacientes que necesitaban de ese tipo de cirugía de forma gratuita.

El Mayor Rolando Jirón, Cardiólogo intervencionista y jefe del Departamento de Cardiología Intervencionista del Hospital, detalló que con esta jornada se está atendiendo a pacientes que presentan problemas de arritmia y que requerían de un estudio de electrofisiología para posteriormente realizarle una ablación para eliminar la vía que pueda estar ocasionado la arritmia.

Jirón aseguró que el estudio de electrofisiología es un tratamiento poco invasivo y es el método más preciso y detallado para valorar el sistema eléctrico cardíaco, cuyo propósito es diagnosticar la causa de los trastornos del ritmo cardíaco que sufre el paciente utilizando electrocatéteres que se introducen, previa anestesia local, por las venas de las piernas o por el cuello y se llevan al corazón ayudados por una cámara de rayos X.

Cristian Machado, coordinador de uno de los equipos quirúrgicos de la brigada, aseguró que desde el año 2008 han venido trabajando de cara a atender casos de arritmia en pacientes nicaragüenses realizando cirugías una vez al año, tras la evaluación que hacen de los mismos con los cardiólogos nicaragüenses.

“También hemos tenido la oportunidad de atender casos en Estados Unidos y nos dimos cuentas que traer pacientes a Estados Unidos no es tan fácil y tan conveniente, que es mejor traer los equipos y los procedimientos aquí, podemos atender más casos, podemos obtener mejores resultados”, comentó Machado.