El presidente de la Coalición Nacional Siria (Cnfros), Ahmed Yarba, confirmó hoy aquí que esta alianza opositora participará en la segunda ronda de negociaciones con el gobierno de Bashar al-Assad en Ginebra, programada para el 10 de febrero.

Al reunirse con el canciller ruso, Serguei Lavrov, Yarba aseguró que habían tomado la firme decisión de avanzar hacia un arreglo político.

Insistió, asimismo, en que Damasco cumpla al pie de la letra las disposiciones del Comunicado de Ginebra del 30 de junio de 2012, en especial la creación de un gobierno de transición en Siria, para lo cual la oposición ya preparó una lista de candidatos, dijo.

Lavrov, por su parte, destacó la actitud de la Cnfros y subrayó que resultó difícil decidirse a participar en el foro de Ginebra, en contraposición a quienes rechazan el diálogo y continúan apostando por la opción militar.

El jefe de la diplomacia rusa exhortó a sus colegas europeos, de Estados Unidos y Medio Oriente a trabajar con todas las fracciones políticas del conflicto en Siria, y no con los terroristas.

Yarba aceptó la invitación de viajar a Moscú, inmediatamente después de concluir en Ginebra, el 31 de enero, la primera ronda de tratativas entre representantes del Gobierno de Damasco y una delegación de la oposición política.

Fue este el primer encuentro desde el inicio del conflicto armado en Siria hace casi tres años, aunque sin resultados sustanciales.

Previamente, se entrevistó con Lavrov en París, el 12 de enero, y luego platicaron en el contexto de la conferencia internacional Ginebra-II, en su fase inicial en la ciudad suiza de Montreux.

Antes de su reunión aquí con Lavrov, Yarba manifestó en declaraciones a la radioemisora La Voz de Rusia que existen determinados principios diseñados un año atrás en Ginebra, los cuales estamos dispuestos a cumplir, según expresó.

Dijo que la Cnfros presentó abiertamente sus cartas sobre la mesa de negociaciones y sus argumentos, y hablamos sobre ellos con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, agregó.

Recalcó la intención de la Cnfros de que Estados Unidos, Occidente, y que incluso Rusia, ejerzan más presiones sobre el mandatario legítimo de Damasco, en busca de su salida del poder.

La Cnfros ha enfocado únicamente como principal tarea de las negociaciones la creación de un órgano de transición en Siria, como condición para un cese de la confrontación armada, sin tomar en consideración las propuestas del Gobierno para combatir el terrorismo y los mercenarios.