El sistema de atención y prevención de desastres de Managua logró superar en corto tiempo la emergencia ocasionada por la quema de mil toneladas de plástico que se produjo en una planta de reciclaje ubicada en el Distrito II de la Capital, el pasado sábado.

En declaraciones a la Revista En Vivo, que se transmite por Canal 4 de Televisión, los doctores Gustavo Porras de Fetsalud, Guillermo González del Sinapred y Flavia Baldizón del Centro de Salud Francisco Morazán, hicieron un recuento de la atención brindada al suceso, que puso en peligro la salud de miles de capitalinos.

Porras recordó que el siniestro hizo que el sistema de atención a desastres de Managua, se activara a las 11:00 de la mañana.

“En el Distrito II se formaron las brigadas, se alertó a la población de Ciudad Sandino, Mateare y todas las zonas que pudieron verse afectadas frente a un desastre de esa magnitud. Mil toneladas de plástico quemadas producen una cantidad de sustancias volátiles, sustancias contaminantes y acarrea problemas para la salud”, explicó.

Entre las principales afectaciones para la salud que pudo provocar la quema de grandes cantidades de plástico están la conjuntivitis irritativa, sinusitis irritativa, reacciones bronquiales y cuadros de neumonitis en la población.

Sin embargo, Porras comentó que gracias al viento las sustancias contaminantes se elevaron a la atmosfera, a una altitud de entre 2 y 3 kilómetros.

Por otro lado, explicó que se realizaron recorridos en las zonas posiblemente afectadas, se visitaron casi mil casas entre el sábado y el domingo, particularmente de los sectores de Los Martínez y el barrio Villa Guadalupe.

En coordinación con las autoridades de salud, se instaló un puesto médico al cual acudió mucha gente, pero se constató que no había afectaciones a la salud de las personas por causa del humo.

Porras reconoció que el modelo de atención a la familia y a la comunidad, en conjunto con las instituciones del estado y los gabinetes de la familia, lograron que la emergencia fuera contenida rápidamente.

Por tal razón, indicó que hay que continuar trabajando en el modelo, “perfeccionándolo para salvar la vida de las personas”.

Asimismo advirtió que producto de grandes o pequeñas quemas puede aparecer alguien con bronquitis crónica o cáncer de pulmón, particularmente en personas que son muy susceptibles a la contaminación ambiental.

Por su parte, el doctor Dr. Guillermo González, del Sinapred, explicó que en esta temporada de verano es cuando se presentan mayor cantidad de quemas e incendios.

Recordó que en cualquier quema, donde se encuentran pequeñas cantidades de plástico, se producen una buena cantidad de tóxicos y al estar próximos de las casas afectan a la población.

Por esa razón, indicó que se debe acentuar la campaña de prevención para evitar las quemas. “Debemos estar atentos a situaciones como esta en las zonas periurbanas, en las ciudades”.

Indicó que desde el Sinapred, todas las medidas preventivas contemplan la formación a la población y los preparativos para estar listo en situaciones como el incendio del sábado.

“Es muy importante que la población comprenda que nos hacemos un daño cuando hacemos pequeñas quemas, o cuando las utilizamos para preparar las tierras”, indicó.

González destacó que Managua manejó sola la situación y no fue necesario echar a andar otros mecanismos que el sistema tiene de refuerzo para controlar la situación en corto tiempo.

Asimismo, dijo que el Gobierno a través de sus instituciones le dará seguimiento al impacto que tiene la gran cantidad de materiales tóxicos que se elevaron a la atmósfera, en la salud y en el medio ambiente.

“Hay que hacer una serie de recomendaciones sobre situaciones que pudieran haberse producido tanto en el medio ambiente, impacto en las aves, en el agua, en el ambiente. Esas partículas subieron, pero van a bajar y posiblemente van a afectar algunas zonas”, manifestó.

Recordó que el esquema que tiene el país se basa en el modelo organizativo, pero también en un modelo integral que ve el fenómeno, sus efectos en la población, en el medio ambiente y prevé situaciones que se puedan dar en el futuro.

Finalmente la doctora Flavia Baldizón, directora del Centro de Salud Francisco Morazán, informó que el sábado se verificó que el humo no afectó al barrio Villa Guadalupe.

“Visitamos 500 casas del barrio virgen de Guadalupe, y el domingo 483 de los Martínez y del barrio Guadalupe. Se abrió el puesto medico, los pacientes que llegaron no tenían relación con la afectación por el humo”, indicó.

Además dijo que se activó el Cobapred del barrio y se activo la red de servicios tanto de las unidades del distrito II, Ciudad Sandino, Mateare y el hospital Lenin Fonseca.