El número actual de concejales ya no responde a la nueva realidad poblacional y de desarrollo de sus respectivos municipios. La ampliación de los mismos mediante Ley, garantizará la representación de diversos sectores y territorios, vendrá a fortalecer las capacidades institucionales de cada municipio y a garantizar  que los gobiernos locales  sean más eficientes, mejoren su capacidad de gestión y por ende la población sea más beneficiada.

La iniciativa de Ley que el Ejecutivo enviará a la Asamblea Nacional para su discusión y aprobación, no se reduce a un ejercicio aritmético de ampliación del números, sino que la misma encierra   una lógica   que le da a cada uno de los actores involucrados un rol y un papel en el gobierno municipal   con  capacidad de hacer políticas locales en permanente interacción con la sociedad local,                                                                                                                                                                   

En cada Alcaldía el Concejo Municipal juega un papel importante en la toma de decisiones en pro del bienestar de esa sociedad local. En consecuencia los concejales se convierten en el bazo comunicante de ese tejido social presente en los barrios y en las comunidades. La gente debe sentir que el concejal no solo es su representante ante el poder municipal, sino su aliado permanente en la búsqueda de mejorar las condiciones de su barrio o comunidad en las diversas gestiones en pro del desarrollo, inmersos en la lógica de servir a los demás.

En el caso de Managua no hay madera que 20 concejales logren con eficiencia recepcionar, analizar, procesar y gestionar toda la complejidad que representa una población superior al millón de habitantes. La razón de administrar la gestión atravez de siete grandes municipios en principio responde a  la necesidad de acercar la gestión a la población. Me imagino  que con la ampliación de 20 a 80 se está pensando en que los concejales de cada distrito tengan sesiones por distritos donde procesen la problemática, tomen acuerdos y luego lleven sus resoluciones al plenario del Consejo Municipal de Managua.  Además con 80 concejales se podrá crear  nuevas comisiones y ampliar y fortalecer las comisiones de salud, transporte, Ornato, Medio Ambiente, Deporte, Seguridad. Esto por su puesto le dará una nueva lógica del funcionamiento del poder ciudadano dentro de las Alcaldías y vendrá  ha impactar directamente de manera positiva  en la población capitalina.,

En consecuencia los concejales deben tener la capacidad para representar, atender y servir a todos los sectores sociales del municipio. Sin embargo la capacidad de cada concejal no se puede establecer mediante una ley, como algunos han especulado que la ampliación vendrá a reducir la capacidad de los concejales. En primer lugar es responsabilidad de cada partido político seleccionar y proponerles a la población a los mejores hombres y mujeres para ocupar dicha función. No es culpa de una Ley que un diputado, alcalde o concejal sea inoperante, es responsabilidad individual y del partido que lo selecciona. Por tanto le corresponde a la población que elige ser la que supervise  constantemente la función de los concejales. Para tal efecto se deben de afinar los mecanismos mediante los cuales la población evalúe que tan efectivos está siendo  el rol y funcionamiento de sus concejales.

Los que argumentan que en esta Iniciativa de Ley hay una espada contra la Autonomía Municipal y que la misma sufre un retroceso y que será destruida, están totalmente equivocados. La Autonomía Municipal  es una reivindicación histórica del Frente Sandinista que hoy se fortalece  en términos cuantitativos y cualitativos. Cual es el argumento lógico de quienes afirman que hay Autonomía con 20 y que con 80 se pierde. La Autonomía no es un concepto aritmético donde es valido aplicando la resta y se pierde cuando se suma o se multiplica. La Autonomía es social, política, jurídica y democrática.

Objetivamente la iniciativa de Ley que promueve la ampliación de concejales, una vez aprobada en la Asamblea Nacional -además de los diversos ejes aquí planteados- permitirá una mayor participación de la población en las próximas elecciones. Cada partido en vez de inscribir a 2,178, ahora con esta reforma deberá de inscribir a 6,534 candidatos y candidatas a concejales, asunto que pondrá a prueba a determinados partidos  que no cuentan en sus filas con ese numero de afiliados, pero al margen de eso, no es lo mismo un ejercito de  2,178 que uno de 6,534 movilizado en las comarcas y barrios. En buena hora mas participación ciudadana, mas democracia, mas autonomía, mas poder ciudadano.

Rev. Miguel Ángel Casco González

Presidente de la Coordinadora Evangélica-CEPRES