Para Maritza contar con agua potable las 24 horas del día y un sistema de alcantarillado, permite mejores condiciones de vida para su familia y los vecinos, que son la principal clientela de esta compañera, que también ha recibido créditos del programa Usura Cero.

Que doña Maritza cuente con agua potable y un sistema de alcantarillado se lo debe a la unidad que han mantenido los pobladores de este popular asentamiento humano, los cuales solicitaron a las autoridades de ENACAL la implementación del proyecto a un costo de 7 millones 357 mil córdobas.

Este proyecto inició en junio del 2011 y 10 meses después se convirtió en una realidad para unos dos mil 268 pobladores del sector 2 de Laureles Sur. El objetivo del proyecto es aumentar el acceso a los servicios de agua y saneamiento.

El compañero Humberto Cornejo, vicegerente de operaciones de Enacal, manifestó que este proyecto se realizó en el marco del Proyecto de Agua y Saneamiento para Managua PRASMA, el que favorecerá a más de 120 mil habitantes de 27 barrios capitalinos, con una inversión de 320 millones de córdobas, financiados con fondos del Banco Mundial y del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional.

En el caso de Laureles Sur, el proyecto contempla la ampliación de redes para agua potable con la instalación de 3 mil 254 metros lineales de tubería, la colocación de un hidrante de 4 pulgadas y la instalación de 251 conexiones domiciliares.

También se construyó un sistema de aguas servidas con la instalación de mil 564 metros lineales de tuberías y 168 conexiones domiciliares.

“Esto ha sido una gran bendición y puedo asegurar que en los últimos cinco años se nos ha brindado mejores condiciones de vida a los pobladores”, dice doña Maritza, quien también se refirió a la instalación del sistema eléctrico con medidores y alumbrado público, que realizó el Ministerio de Energía y Minas.

“Teníamos más de 25 años de esperar, gracias a Dios y mi comandante Daniel y a la compañera Rosario Murillo y a ENACAL, que estamos inaugurando este proyecto de agua potable y con aguas negras”, mencionó Lina Mairena, Secretaria Política del Frente Sandinista en la comunidad.

Hace unos cinco años los pobladores y principalmente los niños visitaban constantemente los centros de salud por diarreas, dado que las calles se encontraban llenas de charcos por las aguas residuales que se producían desde los mismos hogares.

“Aquí vivíamos corriendo a los centros de salud porque la gente solo vivía enferma por la contaminación, no solo de las aguas sucias, sino también por un basurero. A este barrio ya vino la energía eléctrica, agua potable, calles pavimentadas, usura cero, plan techo y vienen otros programas sociales, aquí está cumpliendo el comandante Daniel Ortega Saavedra”, dijo Mairena.