La comunidad educativa y las autoridades de la Universidad Católica (UNICA) homenajearon a Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, quien el próximo 2 de febrero estará celebrando su aniversario natal numero 88, en compañía de amigos y seres queridos.

Luego de un caluroso recibimiento con aplausos en el auditorio de la UNICA, el Cardenal de la Paz y la Reconciliación de las familias nicaragüenses, agradeció a Dios por los 88 años de vida que le ha concedido y las innumerables bendiciones que ha recibido.

“88 años, tengo que darle gracias al Señor, no todo mundo llega a los 88 años, debo darle gracias a Dios por todo lo que me ha beneficiado. Gracias a Dios porque soy sacerdote de Cristo y agradecerle al señor muchas cosas”, expresó Su Eminencia.

El Cardenal agradeció las muestras de cariño que tantos amigos, familiares, comunidad educativa e instituciones como la Asamblea Nacional le han hecho en este día.

“La Asamblea Nacional fue gentil, me nombró Cardenal de la Paz y les agradezco las muestras de finesa que tuvieron para con mi persona. Es una finesa de las personas, tenemos que agradecerles a Dios y a las personas que me han nombrado”, comentó.

Según el Cardenal Miguel, las circunstancias hicieron que algunas veces interviniera mediando en momentos difíciles para Nicaragua.

“Gracias a Dios, con la ayuda del Señor salimos adelante, porque es el Señor el que da la fuerza e ilumina en momentos sobre todo difíciles. Hemos mediado en momentos complicados, en la guerra cuesta un poquito buscar la Paz, porque la Paz debe estar apoyada en el Amor, la Justicia y la Libertad, pero gracias a Dios encontramos la Paz para nuestro querido país”, recordó.

En el homenaje al Cardenal estuvieron presentes el Diputado Edwin Castro y el Nuncio Apostólico de Su Santidad, Monseñor Fortunatus Nwachukwu.

El Diputado Castro expresó que al otorgar un nombramiento al Cardenal, la Asamblea Nacional hizo un reconocimiento a una realidad histórica. “Miguel Obando y Bravo a lo largo de sus 88 años los ha dedicado a ese afán permanente de él: la reconciliación de las y los nicaragüenses y de buscar la Paz en este país”.

“Si hoy tenemos la Paz que tenemos, si hoy tenemos la Democracia que tenemos, si hoy tenemos el avance económico que tenemos, en esos análisis históricos Obando y Bravo tiene un papel cimero. No es más que un reconocimiento a la labor del Cardenal de la Paz y la Reconciliación”, expresó Castro.

Por su parte, el Nuncio Apostólico, Monseñor Fortunatus Nwachukwu, resaltó que reconocer las buenas obras de otras personas es una cosa linda.

“Ningún ser humano es perfecto, hay personas que pierden tiempo y se fijan solamente a las pequeñas imperfecciones que todos tenemos, pero el gran corazón se conoce en la capacidad de mirar al lado positivo, a las cosas que nos hacen grandes, las cosas que nos hacen semejante a Cristo quien es Príncipe de la Paz, quien es la persona que nos reconcilió con Dios, fuente de nuestra reconciliación, fuente de nuestra Paz. Si queremos ser como Jesucristo tenemos absolutamente que ser personas de reconciliación, personas de la Paz. (El Cardenal Miguel) es una persona que se distingue como persona de la Paz, merece nuestro aprecio”.

Durante el homenaje, el Cardenal Miguel Obando, pudo escuchar poemas darianos, música nicaragüense interpretada por el Coro Nacional de Nicaragua y un repertorio danzario a cargo de la compañía de danza universitaria de la UNICA.