El presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, promulgó este viernes la ley sobre amnistía para manifestantes detenidos en las protestas realizadas desde noviembre pasado, anunció la Presidencia.

Asimismo, derogó las enmiendas que prohibían las manifestaciones. El proyecto de amnistía forma parte de una serie de concesiones del presidente Yanukóvich después de una semana de choques callejeros entre policías y manifestantes, y la ocupación por parte de estos de edificios del Gobierno en el oeste de Ucrania.

Los textos de la nueva normativa fueron votados esta semana, pero imponen como condición la evacuación de las calles y edificios públicos ocupados por los manifestantes en un plazo de 15 días, lo que la oposición rechazó.

Los opositores ocupan al menos tres edificios en Kiev, capital ucraniana, y los utilizan como dormitorios y centros de operaciones.

Este viernes, el Ejército ucraniano pidió al presidente Viktor Yanukovich que tome "medidas de emergencia" para "estabilizar" la situación en Ucrania. Consideran inaceptable la toma de edificios públicos y los intentos de impedir que el poder cumpla sus funciones.

Las protestas en Ucrania iniciaron en noviembre de 2013 tras el rechazo del mandatario ucraniano sobre un acuerdo con la Unión Europea (UE) a cambio de permitir un rescate financiero de Rusia por 15 mil millones de dólares.

Desde entonces, se han intensificado las manifestaciones con el reclamo de mayor respeto a los derechos humanos, menos corrupción y más democracia en este país de 45 millones de habitantes.