Los estadounidenses que quieren asistir a las olimpiadas en Sochi deben hacerlo, ya que el evento será seguro, cree el presidente de EE.UU., Barack Obama.

Obama afirmó que dirá a sus amigos cercanos que Sochi es seguro. De esta manera el presidente estadounidense respondió a una pregunta al respecto durante una entrevista para la cadena CNN.

Sin embargo, agregó que los grandes eventos internacionales grandes siempre entrañan algunos riesgos, recordando el trágico atentado terrorista que ocurrió durante el maratón de Boston en mayo de 2013.

"Las autoridades rusas entienden qué está en juego", dijo Obama, agregando que los estadounidenses han visto los planes de seguridad rusos y que están conformes con ellos.

"Hemos visto los planes. Tenemos una buena sensación de la seguridad que proveen para proteger no solamente a los atletas, sino también a los visitantes", explicó. Sin embargo ni el propio presidente ni su familia visitarán Sochi durante los juegos olímpicos.

A su vez, el presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró en una entrevista reciente que la tarea de los organizadores es garantizar la seguridad de los participantes de los juegos olímpicos y de los invitados a la fiesta del deporte. "Haremos todo lo posible para que así sea", insistió Putin.

Hace unos días el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, expresó la opinión de que Rusia garantizaría unos juegos seguros sin renunciar al ambiente festivo.