El Dr. Carlos Argüello, agente de Nicaragua ante la CIJ, expuso ante la Corte los argumentos de nuestro país, en los que se demuestra la legitimidad del reclamo nicaragüense.

Argüello también reiteró ante la Corte, la solicitud de que el fallo de este tribunal internacional "no deje zonas más pendientes de delimitación marítima entre Nicaragua y Colombia".

"Este fue y es el principal objetivo de Nicaragua desde que presentó su solicitud en este caso", afirmó el jurista.

A continuación, discurso íntegro del Dr. Argüello ante el tribunal de La Haya:

Discurso del Compañero Doctor Carlos Arguello
Agente de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia
Inicio de las Audiencias Orales
Nicaragua v Colombia
23 de abril de 2012

(Traducción no oficial)

1.  Sr. Presidente, miembros del Tribunal,

Es un gran honor para mí estar peticionando una vez más ante el máximotribunal del mundo en nombre de mi país.

2. Permítame, señor Presidente, felicitarlo a usted y al Vicepresidente por su elección en sus altos cargos, así mismo dar  la bienvenida y felicitar a los nuevos miembros de la Corte.

I.      Antecedentes Históricos

3. La disputa con Colombia es de larga data. De hecho, comenzó en el momento de la independencia de España en 1821. El istmo de América Central ha sido de interés para las potencias marítimas, porque era el único lugar posiblepara un canal interoceánico. Este interés, sin duda, incitaría a Colombia para reclamar la soberanía sobre la Costa de Mosquitos (La Mosquitia o (la costa del Caribe) de América Central hasta Cabo Gracias a Dios. Si esta afirmación era cierta entonces, Colombia tenía la única clave para cualquiercanal en el istmo. Pero Colombia no era la  única en estas empresas. Gran Bretaña también se hizo cargo de parte de la Costa Caribe de Nicaragua e intentó establecer un reino miskito bajo su protectorado en 1844. Los Estados Unidos, por su parte, también disputó  a los británicos en la construcción de un canal por Nicaragua tanto por medios oficiales  como no oficiales. Incluso la pequeña Costa Rica desde el sur estaba tratando deconseguir un pedazo de la acción ... pero esa es otra historia.

4. En cualquier caso, la situación geográfica de Nicaragua en el centro deAmérica Central con un gran lago y el río hacia el Caribe es el trasfondo dela mayoría de los problemas que han plagado a Nicaragua.

5. En los siguientes cien años después de su independencia de España, Nicaragua fue capaz de iniciar la recuperación de su dominio sobre el Caribe o la Costa Miskito de los británicos en 1860. Más tarde, Nicaragua fue capaz de reclamar las islas ubicadas frente a la parte sur de la costa del Caribe. Estas eran un grupo de las islas - no se hacia referencia a esas islas como si fuesen un archipiélago – las que habían sido ocupadas por Colombia, pocos años después de la independencia de ambos Estados, y que estaban compuestas por las islas de Santa Catalina, Providencia, San Andrés y las dos islas del Maíz. Nicaragua tuvo éxito en hacerse cargo de las Islas del Maíz en 1890. Sin embargo, Colombia aún se aferró a las otras tres islas.

6. La disputa sobre el resto de las islas ocupadas por Colombia subsisten desde la década de 1920. Nicaragua estaba insistiendo en un arbitraje, pero Colombia,  que había perdido en un arbitraje por motivos similares con Costa Rica en 1900, no estaba dispuesta a presentar sus mismos títulos coloniales a otra prueba. Después de todo, si el Árbitro, el presidente Emile Loubet de Francia, había determinado que Colombia no tenía derechos sobre la costa del Caribe de Costa Rica (que limita con Colombia misma en ese momento, antes de la independencia de Panamá), entonces, mucho menos podía Colombia sobre la base de los mismos títulos coloniales, reclamar la costa caribeña de Nicaragua.

7. En este contexto llegaron los Estados Unidos de América. A mediados de la década de 1920 Estados Unidos había determinado que si el comercio internacional seguía creciendo al mismo ritmo, el Canal de Panamá se saturaría a finales de la década de 1930. La opción era cortar un canal por Nicaragua, como se había planeado originalmente. Las reclamaciones de Colombia eran una molestia para este proyecto y, además, Colombia estaba disgustada por la toma de Panamá por el Presidente Roosevelt en 1903. La situación ofrecía la oportunidad de pacificar Colombia y eliminar los obstáculos para la construcción de un canal por Nicaragua.

8.-El Tratado fue firmado finalmente el 24 de marzo de 1928. El Tratado contiene, básicamente, una declaración por parte de Colombia por la que reconoce la soberanía de Nicaragua sobre la Costa Mosquitia y las Islas del Maíz, y una declaración por parte de Nicaragua en la que  reconocía la soberanía de Colombia sobre las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina y demás islas, islotes y arrecifes que forman parte del Archipiélago de San Andrés.

9. El Tratado fue ratificado con un entendimiento añadido por el Senado de Nicaragua y aceptado por Colombia en el sentido de que "el Archipiélago de San Andrés y Providencia que se menciona en la cláusula primera de dicho Tratado no se extiende al oeste del grado 82 de longitud oeste de Greenwich.

10. La situación en la que Nicaragua se encuentra en y alrededor del momento de la firma y ratificación del Tratado de 1928 se puede leer extensamente en la Memoria de Nicaragua. En ese momento, Nicaragua estaba bajo ocupación de los Estados Unidos. Esto incluyó el control militar, económico y político. Así, el negociador real con Colombia fue Estados Unidos.

11. Esto no significa que Estados Unidos estaba dispuesto a ceder a Colombia todas las características marítimas al frente de la línea de costa de Nicaragua. Lejos de ello, como se puede apreciar en las negociaciones que se pueden seguir en la Memoria de Nicaragua, basa sustancialmente en los documentos del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Los Estados Unidos tenían sus propios reclamos sobre algunas de estas formaciones marítimas, es decir, más allá de Roncador, Serrana y Quitasueño y no estaba dispuesto ni a renunciar a ellas o que Nicaragua renunciase a sus propias reclamaciones sobre estas características. Los Estados Unidos, como negociador de Nicaragua, nunca aceptaron que estos cayos y bancos formaban parte del archipiélago llamado de San Andrés. Además, hubo accidentes marítimos que no eran ni siquiera parte de la disputa, porque Colombia no los reclamaba en ese momento, tales como los bancos de Serranilla y Bajo Nuevo.

12. Los siguientes 40 años después de la firma del Tratado y su ratificación fueron en gran parte sin incidentes. La crisis llegó cuando Nicaragua otorgó concesiones de exploración petrolera en el área de Quitasueño en 1967-1968. Colombia entregó una nota de protesta el 4 de junio de 1969 a Nicaragua en la que por primera vez después de la ratificación del Tratado de 1928 Colombia afirmó que el meridiano 82 era una frontera marítima. Nicaragua respondió a los pocos días, el 12 de junio de 1969, negando esta afirmación de Colombia que reducía en más de la mitad los derechos de Nicaragua a una completa Zona Económica Exclusiva y Plataforma Continental.

II. Historia Procedimental

13. El presente caso fue llevado ante la Corte el 6 de diciembre de 2001 por medio de una demanda presentada por Nicaragua contra Colombia. Estos procedimientos han resultado ser bastante accidentados. En primer lugar, Colombia interpuso excepciones preliminares el 28 de julio de 2003, las que fueron admitidas parcialmente y desestimadas parcialmente por Sentencia de la Corte de 13 de diciembre de 2007. Más tarde, el 25 de febrero de 2010 y el 06 de junio de ese mismo año, dos Estados que tienen tratados de delimitación marítima pendientes con Colombia, es decir, Costa Rica y Honduras, respectivamente, presentaron solicitudes para intervenir en el presente procedimiento. En dos sentencias  separadas, ambas de fecha 4 de mayo de 2011; la Corte se les negó a las partes  a conceder el permiso para intervenir. Así que, finalmente, más de 10 años después de que Nicaragua presentó su demanda, nos encontramos en lo que es de esperar sea la recta final en un caso que ha dejado atrás el tiempo, el clásico ejemplo de un caso prolongado que se ha llevado a cabo: Barcelona Traction, o el más reciente entre Camerún contra Nigeria.

14  La Corte recuerda, la solicitud de Nicaragua del 6 de diciembre de 2001 y su Memoria presentada el 28 de abril de 2003, se refiere ampliamente a la cuestión de la validez del Tratado de 1928 por el cual Colombia reconoce la soberanía de Nicaragua sobre la Costa Mosquita  (o Caribe) de  Nicaragua y las Islas Corn Island (Islas del Maíz), y Nicaragua reconoció la soberanía colombiana sobre el archipiélago de San Andrés. Al mismo tiempo, la Memoria de Nicaragua entró en la cuestión del uti possidetis iuris en el momento de la independencia de España, ya que, si el Tratado se considerarse no válido, entonces la cuestión de la soberanía se determinará sobre esa base.

III. La validez del Tratado de 1928 y la competencia de la Corte

15. Sobre la cuestión de la delimitación marítima de la Memoria de Nicaragua se basó en la Presunción de que todas las islas e islotes situados en la plataforma continental frente a la costa pueden ser atribuidas a Nicaragua. Tan simple como lo que en ese momento parecía una solución equitativa a la delimitación marítima se propuso: una frontera marítima única situado a medio camino entre las costas continentales de las Partes. Esto atribuía a Nicaragua una plataforma continental y una columna de agua que se extendía un poco más allá de las 200 millas náuticas de Zona Económica Exclusiva medida desde el área continental y el mismo resultado con Colombia. Este ejercicio no se basa en dar un efecto específico de las islas en la delimitación - ya sea que se atribuyeran a Nicaragua o Colombia - sino en base a la situación geográfica general que tomó en consideración todas las circunstancias relevantes conocidas por Nicaragua en el momento.

16. Colombia presentó excepciones preliminares a la jurisdicción de la Corte y la admisibilidad de la solicitud de Nicaragua el 28 de julio de 2003 y la Sentencia de la Corte sobre esta cuestión fue emitida el 13 de diciembre de 2007.

17. En su fallo, la Corte confirmó las objeciones de Colombia a su jurisdicción en la medida en lo que se refiere a la soberanía sobre las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, pero rechazó las objeciones a su jurisdicción, en la medida en que afecta a la soberanía sobre las otras formaciones sobre las que trata la controversia entre las Partes y también rechazó la objeción a la jurisdicción en la medida en que afecta a la delimitación marítima entre las Partes solicitadas por Nicaragua. En su fallo, la Corte también concluyó que el Tratado de 1928 y el Protocolo de 1930 no efectuaba una delimitación general de la frontera marítima entre Colombia y Nicaragua y que por lo tanto, el meridiano 82 no era una línea de delimitación.

18. Después de la Sentencia del Tribunal sobre Excepciones Preliminares, Colombia finalmente presentó su contestación a la demanda el 11 de noviembre de 2008, es decir, cinco años y medio después de haber tenido el beneficio de tener la Memoria de Nicaragua en  la mano. Esta fue la primera vez que Nicaragua tuvo la oportunidad de recibir un documento oficial que establece la posición de Colombia sobre la delimitación. Hasta ese momento - y puesto que la controversia sobre la delimitación surgió por primera vez en 1969 - Colombia había sostenido que la línea de delimitación sigue siendo el meridiano 82.

19. Ahora, después de la sentencia de 2007, Colombia está haciendo las reclamaciones más absurdas. Estas reclamaciones serán analizadas por el Sr. Reichler mañana. Por el momento, permítanme señalar que con base al archipiélago de San Andrés que tiene una superficie total de 42 kilómetros cuadrados y una línea de costa de 20 km. frente a la línea de costa de Nicaragua de más de 450 km., Colombia está reclamando una línea de delimitación para que se le atribuya cerca del 90% de la plataforma continental de Nicaragua y casi el 75% de la Zona Económica Exclusiva de Nicaragua. Para dar una idea de cómo Colombia está tratando de convertirse en la reina del Caribe sobre la base de algunas rocas, tenga en cuenta este gráfico tomado de la dúplica de Colombia. (Fig. CR 4,4, Mapa vol. II, pág. 98). Derechos marítimos de Colombia sobre la base de esos 42 kilómetros cuadrados abarca un área de cientos de miles de kilómetros cuadrados de espacios marítimos en el Caribe.

20. Teniendo en cuenta que la sentencia de 2007 de la Corte limitó el alcance de su jurisdicción a ciertas cuestiones, Nicaragua tuvo que adaptar sus presentaciones originales a la nueva situación cuando se presentó su Réplica.

21. En su Dúplica Colombia alega que Nicaragua se niega a aceptar el fallo de la Corte sobre excepciones preliminares. Esta es una tergiversación gratuita de las declaraciones realizadas por Nicaragua en su respuesta. Nicaragua siempre ha cumplido con las sentencias de este Tribunal y tiene toda la intención de cumplir con la sentencia sobre el fondo cuando sea dictada por el Tribunal. Es por eso que Nicaragua ahora está presente ante la Corte.

22. Con esta falacia de que Nicaragua se niega a aceptar la sentencia, Colombia intenta ocultar una negativa muy real, objetiva y tangible por parte de Colombia para cumplir con ella. El Tribunal dejó muy claro que el meridiano 82 reclamado por Colombia no era una frontera marítima:

"En consecuencia, después de examinar los argumentos presentados por las Partes y el material que se le presentó, la Corte concluye que el Tratado de 1928 y el Protocolo de 1930 no efectua una delimitación general de la frontera marítima entre Colombia y Nicaragua".

IV. Imposición continua de Colombia en el meridiano 82

23. Desde que se dictó la sentencia, Colombia ha seguido imponiendo  ese meridiano, como una línea de delimitación con el argumento de que se mantenga el statu quo. Esto fue confirmado oficialmente por Colombia, en una carta dirigida al Secretario General de las Naciones Unidas de fecha 29 de febrero de 2008, en la que afirmaba:

"... Colombia ha sido cuidadoso de no hacer más que mantener el status quoexistente el 6 de diciembre de 2001, fecha en la que Nicaragua presentó su escrito de interposición del recurso ante el Tribunal Internacional de Justicia.

"En este sentido ... no ha dejado de tomar las medidas habituales destinadas a garantizar que cualquier buque pesquero que realiza actividades en el este de esa línea haya sido autorizado para ello por las autoridades colombianas competentes".

24. El incidente más reciente es el de un buque de Gobierno de Nicaragua por el Instituto de la Pesca (INPESCA) con el personal de a bordo también del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARENA) y el Instituto de Estudios Territoriales (INETER). El objetivo de este viaje era recopilar información científica general de las áreas del Caribe estrechamente vinculadas a Nicaragua. El Gobierno también había pedido a los científicos a bordo para comprobar el área de Quitasueño con el fin de evaluar la información obtenida por Colombia en dos expediciones a la zona de lo que informaron, respectivamente, en su memoria de contestación y de dúplica.

25. Nicaragua asumió que Colombia daría la bienvenida a este esfuerzo por parte de Nicaragua, ya que, si las encuestas colombianas de Quitasueño presentados en este caso se precisa, la inspección por el buque de Nicaragua sólo podría confirmar su exactitud. Pero, mientras que el viaje de la expedición científica de Nicaragua estaba en marcha, el capitán de la nave fue informada de que la armada colombiana había sido llamada en comunicación de radio abierta. Esta información, junto con la nota de protesta enviada a la Corte de fecha 22 de febrero de 2012, pocos días después de que el barco había dejado el puerto, convenció a las autoridades nicaragüenses de que era mejor abortar la misión científica y técnica con el fin de evitar la posibilidad de un serio incidente internacional. Esta decisión no fue tomada a causa de una preocupación injustificada, pero fue dictada por la prudencia en vista de la larga historia de hostigamiento y ataques por parte de la Armada de Colombia a los barcos que cruzan de Nicaragua al este del meridiano 82.

26. La nota de protesta enviada por Colombia a la Corte con respecto a la expedición científica de Nicaragua, se refiere a la acción "hostil y provocadora, tan sólo unas semanas antes de las audiencias sobre el fondo de este caso, evidentemente, fue planeado con anticipación y altera el status quo en el lugar al momento de la presentación de la demanda de Nicaragua contra Colombia el 6 de diciembre de 2001 ... "

27. El texto de esta nota colombiana merece dos comentarios:
i. Que un intento por parte de Nicaragua para investigar el área alrededor de Quitasueño fue una "acción provocadora". En otras palabras, cualquier intento por parte de Nicaragua para verificar in situ las encuestas de auto-servicio presentados por Colombia de esa área eran una provocación.

ii. Que Colombia considera que el fallo de la Corte de 13 de diciembre de 2007, en el cual determinó que el meridiano 82 no era una frontera marítima no es definitivo ni vinculante. Para Colombia, que la Sentencia no ha cambiado lo que se refiere a que el status quo de 2001. Por este "status quo" Colombia presumiblemente se refiere a la situación establecida por el uso de la fuerza por parte de Colombia desde 1969 por el que si un buque de Nicaragua cruzaba el meridiano 82, que serían capturados por la Armada de Colombia y Nicaragua sólo podía protestar, lo que siempre ha hecho y el buque capturado y el equipo tendría que pagar por su liberación.

28. A pesar de que la expedición científica de Nicaragua a la zona de Quitasueño fue abortada, hay suficiente información pública sobre Quitasueño a fin de determinar la situación real de este banco. El Dr. Alex Oude Elferink elaboró un análisis minucioso de esta información, así como la que fue proporcionada por Colombia ante la Corte.

29. Pero antes de pasar a otro tema, me gustaría recordar que la disputa entre Nicaragua y Colombia surgió cuando Colombia protestó en 1969 una concesión de exploración petrolera otorgada por Nicaragua, precisamente en el área de Quitasueño.

V. El Tratado de 1972 EE.UU./Colombia

30. Poco después de que emergió la disputa con Nicaragua, Colombia celebró un Tratado con los Estados Unidos el 8 de septiembre de 1972, mediante el cual los Estados Unidos renunciaron "a cualquier y todo reclamo de soberanía sobre Quita Sueño, Roncador y Serrana". Con el fin de evitar cualquier malentendido sobre los reclamos nicaragüenses sobre estos cayos, las autoridades de Estados Unidos expresaron claramente que con el Tratado no se"pretende afectar a los méritos de cualquier reclamación o dificultades de Nicaragua con Colombia ... Nosotros [los Estados Unidos de América] solo deseamos renunciar a cualquier derecho que hayamos adquirido a principios de 1928 en el marco del acuerdo con Colombia ".

31. Este Tratado también involucró un intercambio de notas diplomáticas entre las Partes en la que los Estados Unidos reiteró su posición de que Quitasueño se sumergió de forma permanente. Una nota, por ejemplo, afirma que el acuerdo de conceder a la propiedad de Colombia del faro de Quitasueño"está sujeto a la comprensión de que lo hace sin perjuicio de su posición legal que Quita Sueño, permanentemente sumergida en la pleamar, no se encuentra actualmente como tema de actualidad para el ejercicio de la soberanía."

32. Hay dos observaciones que se pueden hacer de este tratado, el intercambio de notas diplomáticas que la acompañaron y las aclaraciones hechas por las autoridades de los Estados Unidos.

33. Un punto es que Estados Unidos había establecido el faro en Quitasueño y cuidado de su mantenimiento hasta que renunció a sus pretensiones de esa área en el Tratado firmado con Colombia en 1972 y ratificado por el Senado de los Estados Unidos el 17 de septiembre de 1981. La primera observación es que parece obvio que el Estado, que establece un faro y se encarga de su mantenimiento durante las últimas décadas debería tener información clara de cuál es la situación sobre el terreno en la zona afectada.

34. El otro punto es que la condición de Quitasueño es un hecho físico comprobado por la inspección. La pregunta obvia es: ¿por qué Colombia no presentó un estudio de la zona a los Estados Unidos o insistió en que proceda a una inspección para verificar el estado de Quitasueño? La reacción de Colombia ahora ante la Corte es diferente. Se sabe que Nicaragua no es capaz de hacer un estudio adecuado de la zona a causa de las cañoneras colombianas.

35. La posición categórica de los Estados Unidos sobre la situación de Quitasueño, es estar sumergido durante la marea alta, hace que sea especialmente sorprendente que un ex miembro de la Oficina del Geógrafo del Departamento de Estado de los Estados Unidos, que ahora trabaja bajo contrato con Colombia, pueda venir con un informe en las últimas etapas de este caso con lo que intenta  cambiar la geografía de la zona. Una mirada a la figura 3.2 de la dúplica de Colombia, en la página 102 muestra las increíbles afirmaciones hechas por Colombia sobre la base de esta encuesta. Ahora parece que 12 millas náuticas de mar territorial alrededor de Quitasueño abarcaría una superficie de 3.577 kilometros cuadrados de mar territorial, es decir, un área más extensa que la Holanda del Sur.

VI. El supuesto cambio de la posición de Colombia por parte de Nicaragua

36. En su Dúplica Colombia alega que la respuesta de

Nicaragua era un "drástico cambio de posición". Esta es una tergiversación. Sobre la cuestión de la soberanía después de la sentencia de 2007, Nicaragua no podía continuar alegando ante la Corte que el Tratado de 1928 no era válido y que tenía la soberanía sobre las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Sobre la cuestión de la delimitación marítima que Nicaragua no ha cambiado su petición fundamental a la Corte para determinar su frontera marítima con Colombia.

37. Sobre la cuestión de la soberanía, Nicaragua en su respuesta basó su posición en los términos del Tratado de 1928 que el Tribunal declaró valido en el presente procedimiento. Mediante este Tratado Colombia reconoció "la soberanía plena y completa" de Nicaragua sobre su Mosquitia o Costa Caribe. Esto significa que Nicaragua puede reclamar cualquiera de las formaciones que se puedan considerar como  accesorias a la extensa línea de costa continental al momento de la independencia, con la excepción de las islas de Santa Catalina, Providencia y San Andrés sobre las que Nicaragua reconoció en el Tratado de 1928 "la soberanía plena y completa" de Colombia sobre las islas, islotes y arrecifes, “que forma parte del Archipiélago de San Andrés".

38. Por el contrario, la posición de Nicaragua es que Colombia sólo se puede reclamar las formaciones marítimas que puedan demostrar ser parte del archipiélago establecido por el Tratado de 1928. Colombia alega que se trata de una transferencia de la carga de la prueba del demandante al demandado, pero Colombia misma reconoce en la contestación a la demanda que:

"(E) l Tribunal reconoció que el archipiélago pertenece a Colombia. Todo lo que necesita Colombia para mostrar en la etapa de fondo es que esos cayos no pertenecen al Archipiélago ".

Y esa es precisamente la prueba de que no se ha demostrado a la Corte, como el profesor Remiro mostrará esta tarde.

39. Antes de dejar la cuestión de la soberanía permítanme referirme brevemente a un aspecto de la cuestión del meridiano 82, en la que el profesor Pellet expondrá más adelante. Además de ignorar de facto la Sentencia del Tribunal de Justicia que dejó en claro que ese meridiano no es una línea de delimitación, Colombia la intenta resucitar como una circunstancia relevante. Esto es una reclamación bastante curiosa. Colombia parece alegar que una línea arbitraria de la delimitación impuesta por la fuerza debe ser considerada una circunstancia relevante en la delimitación.

40. Nicaragua está de acuerdo en que hay alguna relevancia del meridiano 82 en el contexto de la delimitación marítima actual, a pesar de que esta relevancia no es en el sentido alegado por Colombia. El meridiano es relevante en las siguiente forma:

i. Esto ayudará a determinar el monto de la reparación debida por Colombia por el bloqueo de forma arbitraria a Nicaragua de todas las zonas marítimas al este de ese meridiano y por explotarlas en su propio beneficio.

ii. El uso de la fuerza por parte de Colombia para mantener a Nicaragua encerrada en el meridiano 82 desde 1969, alegando que, como una frontera marítima haría cualquier atribución de las áreas al oeste de dicho meridiano hace caer a Colombia en una burla del principio de buena fe. El derecho internacional mandata que el resultado de una delimitación marítima debe ser equitativo. La equidad sólo se puede obtener a través del ejercicio de la buena fe. En este sentido, quiero reiterar lo expresado en la respuesta de Nicaragua:

"Si algún límite ha  decidido que  otorga a Colombia zonas más allá de sus afirmaciones más extremas, las que han sido impuestas a Nicaragua por la fuerza durante medio siglo, el resultado sería sin duda desconcertante para todos los nicaragüenses que esperan una solución equitativa."

41. En su escrito de dúplica Colombia señala que, si bien es cierto que Colombia ha capturado embarcaciones nicaragüenses al este del meridiano 82, Nicaragua se ha capturado los buques colombianos al oeste de dicho meridiano. Según Colombia esto hace  del meridiano un límite acordado. Esto es, por decir lo menos, es un sofisma. Nicaragua también captura continuamente narcotraficantes colombianos en el continente y en cualquier otro lugar que sus fuerzas de seguridad pueden operar. La única verdad en ese argumento es que Colombia no ha obstaculizado las actividades por lo general nicaragüenses al oeste del meridiano pero Nicaragua ha protestado repetidamente contra el bloqueo marítimo al este del meridiano de la primera instancia en la que Colombia alegó que era una línea divisoria.

42. Colombia también está en desacuerdo en su Dúplica sobre el también llamado "cambio drástico de la posición" de Nicaragua en la cuestión de la delimitación. Esta es una crítica injustificada en contra de Nicaragua por el ejercicio de sus derechos a modificar sus propuestas, siempre y cuando se mantengan dentro de los límites de la materia objeto de la demanda presentada ante la Corte. Si las presentaciones deben permanecer inalterables entonces el Reglamento de la Corte tendría que ser modificado. Por ejemplo, el artículo 49 (4), que ordena que  “En cada alegato escrito, la parte que lo presente indicará cuales son sus conclusiones a esa altura del procedimiento, distinguiéndolas de los argumentos presentados, o confirmará las conclusiones hechas previamente”  Y el artículo 60, establece que “Concluido el último alegato presentado durante el procedimiento oral por una parte, su agente dará lectura a las conclusiones finales de la parte" Sí, conclusiones finales, no necesariamente los documentos presentados en la solicitud. Y Nicaragua hará sus alegatos finales el próximo 1 de mayo.

43. A nivel fundamental, Nicaragua solicitó originalmente a la Corte y lo continúa solicitando, que todas las áreas marítimas de Nicaragua y Colombia deben delimitarse sobre la base del derecho internacional, es decir, de una manera que garantice a las Partes un resultado equitativo. Sobre la cuestión de las islas marítimas el único resultado equitativo es el enclave dentro de la plataforma continental y zona económica exclusiva de Nicaragua. Tanto la Memoria como la respuesta de Nicaragua han mantenido esta posición, y existe amplia jurisprudencia de la Corte y de los tribunales internacionales que confirman la equidad de este resultado. Por otro lado, la cuestión de la delimitación de una plataforma marítima física que se extiende más allá de la plataforma de 200mn jurídicas de un Estado y la penetra y se traslapa con la plataforma continental física y jurídica de otro Estado dentro del límite de 200 mn de ese estado, es una pregunta que no ha sido hecha directamente ante este Tribunal hasta el momento. Hay varias maneras de lograr una delimitación equitativa de las plataformas continentales, en las circunstancias especiales de este caso. El profesor Lowe y el Profesor Pellets tendrán algunas observaciones iluminadoras sobre este punto.

44. Sin embargo, cualquier método o procedimiento que sea adoptado por la Corte para llevar a cabo la delimitación, el objetivo de Nicaragua es que la decisión no deje zonas más pendientes de delimitación marítima entre Nicaragua y Colombia. Este fue y es el principal objetivo de Nicaragua desde que presentó su solicitud en este caso.

45. Señor Presidente, esto en el corto plazo es el caso de Nicaragua contra Colombia. El desarrollo de solicitudes de Nicaragua será como sigue:

Para el resto de esta tarde, los ponentes serán:

El Dr. Alex Oude Elferink en el contexto geográfico, después El profesor Antonio Remiro Brotóns  abordará la cuestión de la soberanía, y, para finalizar la sesión de la tarde

46. El profesor Alain Pellet explicará el alcance y significado del grupo de islas definidos en el Tratado de 1928 como el "Archipiélago de San Andrés", el Profesor Pellet también aclarará el significado y la importancia - en su caso - del meridiano 82 después de que el Tribunal de Justicia 2007 dictó su Sentencia.

47. Mañana por la mañana, el primer orador será
El Dr. Robin Cleverly y abordará las cuestiones de descripciónes y técnicas involucradas en la determinación de la plataforma continental extensa de Nicaragua.

A continuación, el profesor Vaughn Lowe se ocupará de las cuestiones jurídicas que intervienen en la delimitación de la extensa plataforma continental natural de Nicaragua con la de Colombia.

La sesión de la mañana se cerrará con el Dr. Alex Oude Elferink quien analizará y describirá las características marítimas situadas en la plataforma continental de Nicaragua.

48. La sesión de mañana por la tarde se iniciará con
El profesor Alain Pellet recordando el trato dado en todos los casos judiciales y laudos arbitrales a las islas y otras características marítimas involucradas en delimitaciones marítimas similares a los del presente caso.

Por último, el Sr. Paul Reichler analizará y refutará el método propuesto por Colombia de delimitación marítima.

49. Gracias, Sr. Presidente, miembros del Tribunal por su amable atención.

Puedo solicitarle que llame al Dr. Oude Elferink.