El candidato presidencial del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Salvador Sánchez Cerén, expresó su confianza en la victoria en las elecciones del domingo en El Salvador.

Me siento feliz, con optimismo, con esperanza y además tengo mis ideas claras de cómo sacar adelante el país, expresó Sánchez Cerén, vicepresidente de la república, en una entrevista con Prensa Latina.

Venimos trabajando por años y la lucha que hicimos para alcanzar la paz a mi me dejó una experiencia inolvidable de lo que es capaz el pueblo salvadoreño, subrayó.

Sánchez Cerén afirmó que una de las razones para estar confiados en el triunfo es precisamente "contar con el pueblo adecuado (â��) luchador, que no se doblega ante nada, que siempre está al frente".

Señaló que alcanzar los Acuerdos de Paz que pusieron fin a la guerra en El Salvador el 16 de enero de 1992 fue un proceso complejo, seguido de otro período intenso de luchas.

Construir la paz es una tarea más difícil, porque paz es una palabra, pero tiene contenido: quiere decir lucha contra la pobreza, contra la desigualdad, el hambre, oportunidades de empleo, mejorar la calidad de vida de las personas, expresó.

Agregó que acumuló una gran experiencia en los años que estuvo en las Asamblea Legislativa, tras ser electo diputado en 2000, pues el FMLN trabajó en leyes a favor de la mujer, de la niñez, del desarrollo del país.

Siendo ya vicepresidente de la república, y ministro de Educación, pues tuve mi mayor realización, porque yo fui maestro, luché toda mi vida por dignificar a la niñez, por mejorar su calidad de vida, su calidad educativa, dijo.

Sánchez Cerén, firmante de los Acuerdos de Paz y uno de los líderes históricos del FMLN, fue elegido por el partido como compañero de fórmula de Mauricio Funes para las elecciones del 15 de marzo de 2009.

Tras el triunfo del FMLN -en El Salvador se vota por los símbolos de los partidos-, fue designado ministro ad honorem de Educación por Funes desde la toma de posesión el 1 de junio de 2009.

Hemos abierto la ruta y le vamos a apostar a una mayor calidad de la educación, dijo a Prensa Latina.

En esa cartera, Sánchez Cerén impulsó populares programas para garantizar la universalidad del acceso a la enseñanza, principalmente a favor de los sectores de bajos recursos, la calidad de la educación y sacar del analfabetismo unas 170 mil personas.

El candidato presidencial del FMLN planteó como uno de sus principales objetivos la continuidad de esos y otros programas sociales del gobierno de Funes, propuesta que -resaltó- ha entusiasmado a la población.

Es un pueblo que ha visto que cuando se quiere y cuando uno no piensa en privilegios y cuando uno no cree que los fondos del estado deben ser malversados, sino respetados y utilizados en favor de la gente, este pueblo está con uno, ese pueblo le respalda, le apoya, afirmó.

Para mí, es lo más inmenso para mi gobierno tener un pueblo luchador, que no se doblega ante nada, que siempre está al frente, dijo.

Esta decisión que los salvadoreños van a tomar el 2 de febrero, que no dudo será a favor del FMLN, nos va a dar la oportunidad de trabajar con el pueblo para seguir engrandeciendo a nuestro país, a nuestra patria, y lo principal, convirtiendo a las personas en los actores principales en los procesos de cambios, manifestó.