La ministra de Salud de El Salvador, María Isabel Rodríguez, alertó que en estos momentos se están tomando todas la medidas necesarias y se está prestando atención al resto de los países centroamericanos ante el avance del del virus chikungunya, que es similar al dengue pero con mayor peligrosidad.

“Ya se han dado indicaciones porque la sintomatología es muy parecida a la del dengue" informó la ministra, quien advirtió que el nuevo virus es más peligroso porque "ataca y produce lesiones irreparables en las articulaciones”.

Rodríguez recordó que “se dan todas las indicaciones que se han dado para la prevención del dengue, todo lo que significa acabar con los zancudos en las casas, acabar con los criaderos... Todo se aplica al chikungunya”.

Hace unas semanas atrás, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) conjuntamente con la Organización Mundial de la Salud (OMS), lanzó una alerta epidemiológica ante la alta infestación de Aedes aegypti y la presencia de Aedes albopictus en la región.

Ante la situación, los dos entes hicieron un llamado a los Estados en los que hay presencia del mosquito transmisor de la enfermedad a que mantengan la capacidad para detectar y confirmar casos, manejar pacientes e implementar una efectiva estrategia de comunicación con la población para reducir la densidad del vector.

OPS y OMS recomiendan a los países, sin casos propios de chikungunya, realizar pruebas para su detección en un porcentaje de los que presenten fiebre y artralgias (dolor en articulaciones), o fiebre y artritis por causa desconocida (pacientes con pruebas negativas para malaria o dengue).

Indicaron que detectar de manera temprana permitirá identificar las cepas virales circulantes, la caracterización adecuada del brote y la implementación de una respuesta proporcionada.

OPS-OMS han dejado en claro la importancia de distinguir la infección por virus chikungunya de la del dengue.