Este miércoles los candidatos a la presidencia de Costa Rica finalizaron sus respectivas campañas políticas previo a los comicios con un solo objetivo: vencer el abstencionismo.

Los candidatos hicieron un llamado a los costarricenses no solo a ejercer el voto este domingo, sino también a hacerlo en las dos papeletas de cada partido.

José María Villalta, del Frente Amplio, así como Johnny Araya, del Partido Liberación Nacional (PLN) y Rodolfo Piza, de la Unidad Social Cristiana (PUSC), se centraron en pedir el voto para ellos.

Araya por su parte enfatizó sus diferencias con la propuesta de Villalta, la cual tildó de “extremismo de la izquierda comunista” y dijo que es un “peligro real” para la institucionalidad democrática.

Sobre los ataques recibidos por parte de varios sectores, el jefe de campaña del Frente Amplio, Rodolfo Ulloa, alegó que prefieren evitar la confrontación y solo defenderse cuando lo requieran. Ulloa explicó que la estrategia frenteamplista buscó alertar sobre el continuismo en el poder.

Luis Guillermo Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC), cerró diciendo que ha logrado superar el reto de ser conocido por los electores, y de forma directa le pide al espectador que vote por él.

Además de solicitar al pueblo que se mueva a sufragar el domingo, Solís hizo énfasis en presentarse con un tono más alegre como la opción del cambio para “rescatar a Costa Rica”, en referencia a los Gobiernos actual y anteriores.

En las últimas dos elecciones, el abstencionismo se ubicó en 30,9 por ciento para el año 2010 y en 34,8 por ciento para las elecciones del 2006. Para los comicios del 2002, la abstención alcanzó un 31,17 por ciento del padrón.

Tregua electoral

Con sus mensajes de cierre, los candidatos entraron la víspera en la tregua electoral de tres días antes de las elecciones nacionales, establecida en el Código Electoral del país caribeño.

Así, a partir de la medianoche, no pueden aparecer mensajes publicitarios pagados en radio, televisión, ni en Internet, salvo publicaciones que los partidos políticos coloquen en los perfiles de los candidatos en las diferentes redes sociales.

En esta recta final, las apariciones públicas de los postulantes solo pueden suscribirse a entrevistas en medios, giras y visitas a barrios y comunidades, sin concentraciones masivas de simpatizantes.