Expertos y Analistas políticos destacaron el mensaje integracionista que emitiera el Presidente de la República de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega, durante la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), celebrada este 28 y 29 de enero en La Habana, Cuba.

Para el analista político, William Grigsby Vado, el mensaje del Presidente Daniel fue extraordinario, mismo que abordó aspectos torales que apuntan a erradicar asimetrías entre los pueblos de la región.

“Solamente un líder con la fortaleza y la autoridad moral de Daniel puede reclamar lo que allí reclamó”, expresó Grigsby, haciendo alusión al reclamo que hiciera el mandatario nicaragüense a los países desarrollados que conforman la CELAC.

“Daniel reclama a los países más desarrollados de América Latina y El Caribe que apliquen a las economías de los países más pequeños lo que ellos reclaman de Estados Unidos y Europa; es decir, evitar las barreras arancelarias, tratar las asimetrías”, indicó.

El ALBA es el alma de la CELAC

Durante una entrevista en la Revista en Vivo por Multinoticias, Canal 4, el compañero William Grigsby, interpretó que el Presidente Daniel –al momento de hacer este reclamo a los países más desarrollados- se estaba refiriendo a las tres principales economías de América Latina: México, Brasil y Argentina.

“Solo existe un espacio –dice Daniel- donde esto (el respeto a las asimetrías) sí ocurre. Y asegura que es la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América. El ALBA es el alma de la CELAC, en el sentido del compromiso y la solidaridad. Por tanto, en su discurso, Daniel reivindica el papel del ALBA”, expresó el Director Radial.

Por su parte, el Asesor Presidencial para temas de la Agricultura, compañero Telémaco Talavera, refirió que el mensaje del Comandante Daniel Ortega durante la II Cumbre de la CELAC “fue muy claro y categórico de cara a trabajar unidos en la erradicación del hambre y la pobreza”.

Talavera subrayó que el punto 14, de los 83 que integran la declaratoria de la CELAC, aborda aspectos en los que el Gobierno del Presidente Daniel y la compañera Rosario Murillo ya ha venido trabajando arduamente. En este caso el fortalecimiento de la seguridad alimentaria y nutricional, la alfabetización, la restitución del derecho a la educación gratuita, a una vivienda digna y a la salud pública.