Los diputados de la Asamblea Nacional de manera mayoritaria aprobaron las reformas a la Ley 181 Código de Organización y Previsión Social Militar, lo que garantiza la modernización de esta ley que viene a incluir las nuevas estructuras que se han creado desde 1994, fecha que se aprobó por primera vez esta norma.

Ahora que se ha actualizado la norma militar, se está incluyendo el trabajo de unas 18 estructuras y la vinculación de otras 30 leyes que tienen relación con el quehacer institucional del Ejército de Nicaragua.

El Jefe del Ejército General Julio César Avilés Castillo en diciembre pasado reconoció la necesidad de actualizar el Código Militar, porque desde 1994 se han creado nuevas estructuras que no están reguladas por la normativa.

Las reformas incorporan conceptos relacionados a una treintena de iniciativas que han sido aprobadas en los últimos 20 años y que se relacionan al quehacer y trabajo del Ejército de Nicaragua. Entre estas leyes se encuentra el Código Penal Militar, Ley de Costa, Ley del Medio Ambiente, Ley de Aeronáutica, leyes de Defensa Nacional, Seguridad Democrática y de Régimen de Fronteras, son parte de la jurisdicción de la ley 181.

El diputado sandinista Edwin Castro dijo que hizo necesario actualizar la ley militar, porque tenía más de 20 años de haber sido aprobada y “hay funciones del ejercito que no están en el Código, al igual que la Policía, la ley de la Policía ni siquiera tiene el modelo que tanto éxito ha dado”.

Los legisladores del PLI nuevamente y como de costumbre votaron en contra de esta iniciativa, argumentando que no firmaron el dictamen porque no estuvieron presentes en las reuniones.

El ex presidente de la Comisión de Gobernación Filiberto Rodríguez señaló que se cumplió con el debido proceso de formación de ley, lamentando que los opositores se ausentaron en la mayoría de reuniones a pesar que siempre se les citó.

Castro señaló que los liberales han externado planteamientos incoherentes contra las reformas al Código Militar, pues levantan las banderas de que las fuerzas armadas tienen que estar subordinadas al poder civil, sin embargo están en contra que sea la figura del Presidente de la República quien de las ordenes a la jefatura militar.

“Yo veo una incoherencia, ellos levantan la bandera de la subordinación de los militares a los civiles y en representación del gobierno civil es el Presidente de la República y de repente dicen que se tiene que subordinar al ministro, el ministro es un simple secretario del presidente que el presidente lo corre cuando quiere, entonces lo veo incoherente ese argumento”, señaló Castro.