Discurso del Compañero Nicolás Maduro Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, en la II Cumbre de la CELAC. 29 de Enero del 2014:

Querido Compañero Presidente, Raúl Castro; [email protected] Compatriotas, [email protected], [email protected] [email protected], Jefes de Delegación, Compatriotas de esta América que va encontrando y afirmando cada vez con más fuerza su propio Camino.

Quiero reiterar, amorosamente, nuestro agradecimiento al Gobierno de Cuba, al Pueblo de Cuba, por tanta Solidaridad, por el Reconocimiento que se ha hecho de nuestro Comandante Eterno, Hugo Chávez Frías, el día de ayer. Quiero agradecer a todos los Gobiernos Hermanos del Continente, por las expresiones amorosas y generosas sobre el papel que cumplió nuestro Comandante Hugo Chávez en la construcción de estos Caminos de la Nueva América.

Y especialmente el día de hoy cuando estuvimos inaugurando, hace apenas unos minutos, un Lugar de Encuentro en el Cuartel de la Cabaña, donde estuvo Francisco de Miranda hace más de 200 años. Un Lugar de Encuentro con el Pensamiento, la Imagen, la Obra, y el Legado del Comandante Hugo Chávez.

Quiero, igualmente, reiterar la emoción que embarga a la Delegación de la República Bolivariana de Venezuela, por la realización de esta Cumbre Histórica aquí en Cuba; la Cuba. Queremos entregar un saludo especial al Comandante Fidel Castro Ruz, sin lugar a dudas, un Gigante de la Dignidad de la América Latina, del Caribe, de los Pueblos del Sur... Fidel Castro Ruz. La Tierra de Martí, verdaderamente.

Hoy decíamos de nuestro Comandante Hugo Chávez, el más Grande Bolivariano que se haya conocido en el último Siglo, sin lugar a dudas. Y tendríamos que decirle, Fidel también, el más Grande Martiano, que desde la Generación del Centenario rescató el Proyecto de Martí, que a su vez es decir el Proyecto de los Libertadores, el Proyecto de Bolívar.

El Proyecto profundo y largo que se perdió entre los Caminos, en el Siglo XIX, en el Siglo XX. Siglo XIX que fue el Siglo del despertar... Por allá Quito, 1809; Caracas, Buenos Aires, Bogotá, 1810. Desde allá viene este Camino de Búsqueda, de la Unión, del Desarrollo Conjunto, de la Identidad Nuestramericana como la llamara el Apóstol José Martí, desde 1809, 1810.

Fuimos primero Ejército Libertador Unido, allá por Suramérica. Juntos estuvieron San Martín, O’Higgins, Bolívar, Sucre, batallando en los campos del Perú, del Alto Perú; después nuestra Hermana Bolivia. De allá vienen los Caminos de la Unión, de la Búsqueda Conjunta. Y fue una generación virtuosa verdaderamente, la generación de Fundadores de la América entonces, que se liberaba del Imperio español.

El Siglo XIX pudo haber sido el Siglo del inicio de la Unión. Seguramente la Historia sería otra para nuestro Continente y para la Humanidad, si los Fundadores hubieran sido leales al Sueño y a la Causa de los Líderes de la Primera Independencia, de la Primera Época de Independencia. Pero no fue así, el Siglo XIX terminó siendo un Siglo de división; y de donde debió haber nacido una gran Unión de Repúblicas, nacieron 10, 15, 20 Repúblicas.

El Siglo XX nos encontró divididos, y fue un Siglo de dominación, de dictaduras, de saqueo económico, de desvarío del Camino. No por casualidad el Siglo XX es el Siglo de la acumulación de la pobreza, las necesidades, la miseria; el Siglo de la personificación del subdesarrollo como expresión de la realidad de todos los Pueblos y Gobiernos aquí representados. Por eso creo que debemos valorar cada vez más, queridos Compatriotas, debemos valorar en su justa dimensión la importancia histórica de encontrarnos aquí en este punto del Camino.

Hace unos años, en Diciembre del año 2008, bajo la batuta del Presidente Lula, nuestro gran Compañero Lula da Silva, se convocó en Sauípe, en Provincia de Bahía, al Sur del Brasil, la I Cumbre de la Integración de América Latina y el Caribe; 2008... 170, 180 años después de las primeras Jornadas de Lucha por la Independencia; 160 años después de la Convocatoria Magistral, histórica, marcadora, del Congreso de Panamá por parte de nuestro Libertador Simón Bolívar, en 1826.

En Sauípe, en Bahía, estuvimos convocados por el Presidente Lula, y allí se marcó un Camino. Las voces agoreras, que siempre apostaron a nuestra división, a que nos miráramos con temor, a que se impusieran las intrigas de un Pueblo contra otro, anunciaban, nos preanunciaban el fracaso de estos intentos retomados, de estos intentos renovados para reencontrarnos, para reunirnos otra vez, ahora, con las características del Siglo XXI... Reunir Suramérica, Centroamérica, México y el Caribe. Una Obra colosal, inimaginable para el Siglo XX; todavía inimaginable para el inicio del Siglo XXI.

Y se marcó un Rumbo con mucha fuerza, y se empezó a tomar el Patrimonio acumulado del Grupo de Río, y de todas las Agrupaciones que se fueron creando a finales del Siglo XX; y se dio el primer paso. Luego nos vimos en Cancún, 20 de Febrero, si mal no recuerdo, del año 2010, bajo la batuta del Presidente Felipe Calderón.

Veamos ustedes, veamos Compatriotas... Lula da Silva, sin lugar a dudas Líder de la Nueva Izquierda, del resurgir de los Movimientos Populares; Obreros de la América del Sur y de la América Latina. Felipe Calderón, Líder de una Agrupación de Centro-Derecha de nuestro querido y amado México. Allí, bajo la batuta del Presidente Felipe Calderón, decidimos, decidieron nuestros Jefes de Estado y de Gobierno, fundar la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Recuerdo el debate que se dio: si era Unión de Estados Latinoamericanos y Caribeños, recuerda la Presidenta Bachelet; si era Organización de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Al final se adoptó una Propuesta sabia: Constituyamos una Comunidad primero. Convirtámonos y probémonos, y seamos Comunidad. Porque nos veíamos con temor, como dice la canción de Pablo Milanés, nos veníamos como extraños, del Caribe, de Sudamérica. Nos veíamos como que era imposible. Eran los temores de los viejos coloniajes que todavía se expresaban.

Y se decidió crear la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, ¡decisión histórica! Luego nos encontramos allá en Caracas, 2 y 3 de Diciembre del año 2011, ¡inolvidable! En la batuta un Líder Revolucionario sin lugar a dudas; Socialista del Siglo XXI, el Comandante Hugo Chávez. Y bajo la batuta del Comandante Chávez dimos el paso en la Cumbre Fundacional de esta Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Luego nos tocó, hace un año exactamente, bajo la batuta del Presidente Sebastián Piñera, a quien quiero agradecer de manera especial, ya él se encuentra de partida, y quiero agradecerle de manera especial por todos los esfuerzos que hizo para consolidar este Camino de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. ¡Extraordinario esfuerzo del Presidente Piñera, de su Canciller, Alfredo Moreno!

Y Chile nos presidió con Dignidad, con Decoro, y con verdadero Espíritu Unitario. Ahí se demostró que es posible la Unidad en la Diversidad. América está demostrando que es posible transitar su propio Camino, con Respeto, escuchándonos, aprendiendo, re-aprendiendo, en base a las Posturas Ideológicas, Políticas, firmes, claras, que cada quien defiende.

Así que este Camino, ayer nosotros revisando las Reflexiones del Debate que se dio en privado; recordábamos, y pido permiso a la Presidencia para traer un Pensamiento, una Reflexión del Comandante Hugo Chávez en su Carta a Santiago de Chile. Decía: “La CELAC tiene que ser un Espacio sólido para la realización de la Gran Política. Subrayaba: ¡la Gran Política!

La Gran Política supone un aprendizaje permanente. Es aprender a convivir con nuestras diferencias, aceptarlas y procesarlas, buscando siempre la mejor manera de complementarnos.

La Gran Política impide que la intriga nos divida. No olvidemos aquella dolorosa advertencia del Libertador Simón Bolívar, cuando decía: Más hace un intrigante en un día, que cien hombres de bien en un mes.”

A la Gran Política nos llamaba el Comandante Hugo Chávez, rescatando siempre el Pensamiento de nuestro Libertador Simón Bolívar. Y aquí estamos en la Gran Política... ¡la CELAC es la Gran Política en este Siglo XXI!

Sin lugar a dudas, hemos llegado a Cuba, y esta Cumbre de La Habana es una Cumbre que demuestra la Fortaleza y la Consolidación de nuestra Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Nos vamos acercando al punto óptimo en que podamos avanzar hacia una Sólida Unión, una Solida Unión Económica; constituir una poderosa Zona Económica de Desarrollo Complementario, Compartido, Financiero, Industrial, Tecnológico.

Qué extraordinaria Obra se inauguró con la participación de Brasil, e inversionistas de diversos lugares de América Latina, recientemente aquí en los Puertos de Mariel. Una obra que realmente trasciende el Siglo XXI y apunta hacia el Siglo XXII. Obra de la magia de la Unión de nuestros Pueblos, de nuestros Gobiernos.

Constituir nuestra Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, como ha dicho el Presidente Raúl Castro. Y hemos decidido el día de hoy, como un Poderoso Territorio de Paz, ¡un Poderoso Territorio de Paz! Saludamos la Declaración de La Habana en el aspecto que apoya los Procesos de Negociación de Paz que hoy se están desarrollando en Colombia. Y nos parece extraordinario que vaya América Latina y el Caribe a acompañar al Presidente Santos en su empeño, en su terco empeño por construir la Paz con el Pueblo de Colombia.

Cuente usted, Presidente Santos, con todos los modestos esfuerzos de la República Bolivariana, y de nosotros como Seres Humanos que amamos a Colombia, para la Paz de Colombia, que estamos seguros va a llegar a puerto seguro. Valga la expresión. Territorio de Paz, América Latina y el Caribe, así lo hemos llamado.

Igualmente, nuestra América Latina y el Caribe es un Territorio libre de armas nucleares; dos causas fabulosas compartidas por la Humanidad. Y América Latina con su Patrimonio Ideológico Común ya estamos reafirmando ese Camino.

Nosotros queremos hoy ratificar, así como lo hemos aprobado en esta Declaración, la necesidad de que América Latina y el Caribe, en nuestra Agenda, Presidentes, Primeros Ministros, tomemos con fuerza las causas para terminar la definitiva descolonización de todo el Territorio de América Latina y el Caribe.

Por eso saludamos en nuestra Declaración el párrafo número 39, donde se ha adoptado justamente el concepto de lograr que nuestra Región de América Latina y el Caribe sea un Territorio libre de colonialismos, y colonias. Hermoso concepto que nos expresa a [email protected], precisamente acabar con los viejos enclaves y las viejas formas de colonialismo, y con las nuevas formas de colonialismo que por distintas maneras se nos van colando.

Los nuevos colonialismos culturales que nos llevan a antivalores de violencia, de culto a las drogas, de culto a las armas, y han llenado de violencia a toda nuestra Región. Las nuevas formas de colonialismo financiero, de colonialismo económico, que se pretenden para controlar nuestros Recursos Naturales, para controlar nuestras Riquezas.

Viejos enclaves, entre los viejos enclaves, nuestra América Latina tiene que seguir insistiendo en renovar sus esfuerzos para acompañar a Argentina en el proceso de descolonización y entrega definitiva de las Islas Malvinas: Georgia y Sandwich del Sur.

Es inaceptable que en el Siglo XXI se siga pretendiendo desde el Reino Unido, y eso nos debe llenar de pasión verdadera porque es una causa justa, ¡pasión verdadera nos debe llenar acompañar a Argentina! Porque el Reino Unido se retire definitivamente de las Islas Malvinas, y se las entregue a su Dueño que es el Pueblo de nuestra Suramérica, ¡el Pueblo de Argentina!

Descolonizar... Nosotros diríamos aquí, Señor Presidente, ¿quién puede entender en el Siglo XXI que en la Isla de Cuba, en una esquina de la Isla, en Guantánamo, perviva aún un enclave militar colonial que es utilizado como centro de reclusión y tortura, que es un escándalo mundial? Tiene que llegar el momento, con el apoyo de la CELAC, de la Organización de Naciones Unidas, que los Estados Unidos se retire de Guantánamo, y le entregue a la Isla de Cuba y al Pueblo de Cuba, Guantánamo.

La descolonización definitiva estaría incompleta, [email protected] [email protected] y Compañ[email protected]; estaría incompleta la Agenda de nuestros Libertadores que quedó pendiente desde hace 200 años, si nosotros no fuéramos junto al Pueblo de Puerto Rico a un proceso definitivo de descolonización.

Quiero saludar y agradecer la adopción en nuestro Documento Doctrinario de la Declaración de La Habana, de un párrafo sumamente importante donde nos comprometemos y reiteramos el carácter latino-americano y caribeño de Puerto Rico. Y al tomar nota de las Resoluciones sobre Puerto Rico, adoptadas por el Comité Especial de Descolonización de Naciones Unidas, reiteramos que es asunto de interés de la CELAC el tema de Puerto Rico.

Para que definitivamente Puerto Rico, más temprano que tarde, algún día, lo veamos incorporado, como debe ser, aquí en su Casa... ¡esta es la Casa de Puerto Rico! que está allí en el centro, en el mero centro del corazón del Caribe, de nuestro Caribe... ¡Descolonizar el Caribe! Y que el Pueblo de Puerto Rico entre por esa puerta, Libre, Soberano, convertido en República. Es un Sueño que tenemos, es un Sueño que ojalá más temprano que tarde podamos ver.

[email protected] Compatriotas, hemos propuesto en la Reunión en privado, precisamente, que nuestro Órgano de Conducción, ahora bajo la Presidencia de Costa Rica, Centroamérica, hemos venido rotando de manera sabia las Presidencias Pro Témpore... en Suramérica, Venezuela, Chile; Cuba en el Caribe; a Costa Rica le toca ahora, querida Compañera, Presidenta Laura Chinchilla, y quien vaya a sucederle en la Presidencia de Costa Rica, estamos seguros que con gran Dignidad dirigirá nuestra Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Hemos propuesto al Cuarteto, que ahora va a estar formado por Cuba, nuestra Hermana Ecuador que le tocará la responsabilidad de presidir la CELAC en el año 2015, Presidente Rafael Correa estará al frente de la CELAC durante todo el 2015; el Cuarteto y [email protected] Compañ[email protected] y [email protected] del Caribe, para que asumamos, además del Sistema de Cumbres que hemos tenido, extraordinario, asumamos una vacuna anti-burocratización.

Nos vacunemos en salud como decimos, y podamos establecer, [email protected] [email protected], [email protected] [email protected], un Método de Trabajo permanente, una Agenda Presidencial, una Agenda del Más Alto Nivel permanente, de Consultas, de Decisiones, de Acompañamiento. Cosa que cuando lleguemos a las Cumbres ya tengamos temas vitales para el debate y la toma de decisiones.

Temas vitales de la Economía, temas vitales de lo que estamos aprobando hoy. Hoy estamos aprobando sendos Planes para ir a un Proceso de Alfabetización de América Latina y el Caribe, de Post-Alfabetización, de fortalecimiento de Educación Pública, de la Salud Pública, del Derecho a la Alimentación.

Nosotros proponemos que se establezca una Agenda Presidencial permanente, de consulta permanente. Asumimos la Propuesta hecha por el Compañero Presidente Pepe Mujica, de que cada Presidente establezca un Gabinete Especial de Integración de América Latina al lado del Presidente, de la Presidenta, del Primer Ministro. Y que nuestra Presidencia Pro-Témpore, más el Cuarteto, vayan estableciendo Mecanismos de Consulta permanente de los grandes temas de la Política Regional, de la Política Mundial, de la Economía Regional, de los Planes Sociales, de la Cultura, de la Integración, de Fortalecimiento de nuestra Organización.

Creemos que ha llegado el momento para que demos un salto en el Proceso de dinamización de la Organización y fortalecimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Es posible, nosotros sabemos que sí se puede. Hasta el día de hoy podemos decir que hemos acumulado un Patrimonio fundamental.

Quien quiera buscar, y esto es mucho decir, y llena de gran emoción decirlo... Quien quiera buscar qué piensa América Latina en su Diversidad, sobre la crisis económica y el futuro de la Economía Mundial, lo puede encontrar aquí. Tenemos un Patrimonio común.
Quien quiera buscar qué piensa América Latina de su Cultura, de su Desarrollo Social, del avance hacia la Igualdad y la Superación, de los Niveles de Desi-gualdad y Pobreza, aquí están las Políticas Comunes. Quien quiera buscar qué pensamos sobre el Cambio Climático, y sus efectos perversos, también está aquí. Ya tenemos un Patrimonio.

Ahora se trata de pasar del Pensamiento, de la Formulación, a la Acción. Es el llamado principal que queremos insistir, querido Compañero Presidente, Raúl Castro, para que el Cuarteto nos conduzca por una vía de la eficacia política, de la mayor eficiencia, de la comunicación permanente. Y nosotros convirtamos la CELAC en un Nuevo Modelo con eficacia política, de Integración, de Unión, de Acción, y de Apoyo y Protección de nuestros Pueblos. Es el gran Sueño que hoy tenemos, que hoy compartimos, y que estamos seguros vamos a seguir viendo.

Muchas gracias, querido Compañero Presidente; muchas gracias a [email protected] [email protected] [email protected] de América Latina y el Caribe.