Con la aprobación en su totalidad de las reformas constitucionales, el pueblo de Nicaragua podrá participar con mayor beligerancia de los procesos sociales y económicos que se desarrollen en el país, pues la Carta Magna les brinda esa oportunidad, lo que se traduce en la profundización de la democracia.

“Es un avance para Nicaragua, he sostenido que estas reformas vienen a profundizar la democracia, avanzar en la restitución de derechos y hacer que el pueblo tome sus decisiones y avanzar en la seguridad jurídica y avanzar en la soberanía nacional”, señaló el compañero Edwin Castro, coordinador de la bancada del FSLN.

Una vez más los diputados de la oposición derechista perdieron la oportunidad de integrarse al proceso de cambios que se vienen dando en el país, más bien dieron la espalda y rechazaron que las sentencias dictadas por la Corte Internacional de Justicia fuesen constitucionalizadas.

Estas sentencias restablecen territorios en el mar Caribe que antes de noviembre del 2012 eran usurpados por Colombia, igual se agregó al texto constitucional la sentencia que define las fronteras marítimas con Honduras.

El diputado sandinista lamentó que los diputados de oposición no respaldaran las reformas, “la ley dice que requerís el 60 por ciento de los votos, necesitas 56 votos, se hizo con 65 votos, creo que es un poco más que 56, está más que legitimo”.

Por primera vez después de siete reformas constitucionales, se realizaron consultas con diversos sectores económicos, políticos, sociales, sugerencias que en su gran mayoría fueron agregadas al texto original.

En estos últimos dos días se sesiones parlamentarias se realizaron siete mociones a las reformas constitucionales, entre estas las del artículo 99, párrafo 5 que establece que “el Estado garantiza la libertad de empresa y el establecimiento de bancos y otras instituciones financieras, privadas y estatales, que se regirán conforme las leyes de la materia”, pero hubo un cambio en las últimas palabras que señalan que se regirán conforme a la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras.

La diputada Alba Palacios, Presidenta de la Comisión Especial de las reformas constitucionales y Primer Secretaria de la Asamblea Nacional, informó que se aprobaron reformas a 51 artículos, lo que en esencia vienen a garantizar mayor democracia y participación del pueblo en la toma de decisiones.

“Ya tenemos una nueva constitución política en el sentido de que hay reformas importantes que se establecieron, se mandato dentro del texto constitucional que nosotros aprobamos, que vamos hacer una refundición de los artículos reformados en un solo texto para que la ciudadanía tenga con un solo articulado”.

Calificó de importante que las reformas y ahora la constitución establece que la mujer tiene prioridad y los partidos políticos por ley deben incorporar un 50 por ciento en sus estructuras y en candidaturas de elección popular.

Bancada manipuladora que distorsiona la realidad

“Otro aspecto importante es que se amplían los espacios de participación de la población nicaragüense, dado de que se combinan el proceso de participación de democracia delegada como tradicionalmente se venía haciendo, a través de la participación de otros mecanismos directos de la población que es lo que este gobierno ha estado impulsando, siendo el ciudadano el sujeto principal de las actividades económicos, sociales, jurídicas y legislativas”.

Palacios también destacó que la Constitución de Nicaragua ahora promueve el modelo de desarrollo comunitario, el dialogo y consenso tripartito entre empresarios, gobiernos y trabajadores.

La legisladora sandinista al referirse al abandono del hemiciclo por parte del PLI, aseguró que eso demuestra que los liberales eduardistas son “una bancada muy pobre (en cuanto a criterio político), que sólo manipula, que distorsiona la realidad y que en el fondo no están de acuerdo que el pueblo vaya obteniendo más espacio de poder”.

Cabe destacar que en el proceso de debate y aprobación, participaron los 63 legisladores sandinistas, los dos diputados del PLC (Wilfredo Navarro y Jorge Castillo Cuan) y los independientes liberales Santiago Aburto y Mauricio Montealegre.