“Yo pienso que hay que escuchar a los organismos internacionales, pero las decisiones las tomamos nosotros los nicaragüenses, a partir de las realidades propias que nosotros estamos viviendo”, afirmó el Arzobispo de la Arquidiócesis de Managua.

Representantes del FMI pretenden que en Nicaragua se incremente la edad de jubilación de 60 a 65 años y aumentar de 750 a 1 mil 500 las semanas mínimas que deben ser cotizadas.

Brenes indicó que si el FMI consulta esa propuesta a los trabajadores, “los trabajadores no estarían de acuerdo y son los que van hacer víctimas de una ley, por lo tanto creo que siempre hay que escuchar a aquellas personas que de una u otra forma van a ser afectados con una determinada ley”.

Defender y promover la familia

A Brenes también se le consultó sobre el tema del nuevo Código de la Familia, expresando que la Conferencia Episcopal en su próximo encuentro emitirá su opinión al respecto.

"La Conferencia Episcopal en este momento no se ha reunido para en pleno reflexionar y poner una opinión, lo que sí sabemos que cada uno de nuestros obispos, en las comisiones locales que tenemos, se ha estado reflexionando y pienso que en la próxima reunión que tenga la Conferencia Episcopal se escuchará el parecer de los diversos delegados nuestros, para poder dar una opinión”, dijo Brenes.

Agregó “no hay duda que nosotros como iglesia sabemos que la familia es lo más importante (…) nosotros estamos claros que la familia es el punto clave en una sociedad y todos debemos de defender y promover la familia”.

Sumar esfuerzos con el Gobierno para luchar contra la pobreza

Afirmó que los dirigentes de la Iglesia Católica siempre están orando para que Nicaragua se fortalezca la paz y el país tenga mayor desarrollo económico, por lo que invitó a todos a sumar esfuerzos con el gobierno para reducir la pobreza.

“Nosotros siempre en nuestras oraciones (...) oramos por la necesidad del país, oramos por nuestros gobernantes tanto a nivel local, como a nivel nacional para que el Señor nos ilumine. Pero también oramos por todos aquellos hombres y mujeres que de una u otra forma tienen en sus manos los destinos de la marcha, el progreso y el desarrollo del país, para que siempre se busque el Bien Común. Yo estoy convencido de una cosa, que no todo se lo debemos echar al gobierno, yo pienso que todos en una barca que se va hundiendo, la barca se hunde si cada uno de nosotros no aportamos nuestro granito de arena y de trigo para salvarla, creo que el país no depende exclusivamente del gobierno, depende de todos nosotros los nicaragüenses”.

En sus palabras el Arzobispo de Managua calificó como muy positivos los esfuerzos que realiza el Gobierno de Nicaragua con los diversos programas sociales, por lo que instó a fortalecerlos para el beneficio de todos los nicaragüenses.

También se refirió al tema del nombramiento de funcionarios públicos por la Asamblea Nacional, a cuyos diputados les pidió que elijan a los mejores hombres y mujeres.

Este domingo la Iglesia Católica nicaragüense inició la Jornada de Oración por las Vocaciones Ministeriales, por lo que Brenes en sus palabras centrales en la misa de catedral, instó a los nicaragüenses a orar por aquellos jóvenes que se integren al seminario para emprender una carrera al servicio de Dios.

“En esta semana oremos para que el Señor nos dé buenos y santos sacerdotes. Yo creo que eso es lo importante: buenos y santos sacerdotes según el corazón de Jesús, el corazón de nuestra Madre y por otro lado que nos dé calidad, hombres que dediquen el tiempo completo al servicio del Señor”, instó el prelado.