El Comandante Daniel Ortega, durante su intervención en la II Cumbre de la CELAC en La Habana, Cuba, se refirió al tema de la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado que los países centroamericanos libran en sus territorios, con escasos recursos, mientras los países desarrollados consumidores no asumen su compromiso de apoyar esa lucha, incumpliendo lo asumido en el año 2011, durante un encuentro en Ciudad de Guatemala.

“Los grandes consumidores, que son los países desarrollados, han asumido compromisos con los países centroamericanos, asumieron compromisos en el año 2011 allá en Ciudad de Guatemala, ahí tuvimos un encuentro y ahí asumieron compromisos, definieron acciones, se definió un plan de acción, se comprometieron en recursos, no para ayudarnos a los centroamericanos, sino para que los centroamericanos les ayudemos a ellos a que nos les llegue la droga allá a contaminar, a destruir a la juventud de los países desarrollados, que son los grandes consumidores de la droga”, recordó.

Daniel expuso que el tema del narcotráfico y el crimen organizado no es solo un asunto de consumo de cocaína o de químicos agresivos para la salud de los jóvenes “sino que se trata también de todo el entramado que se ha venido desarrollando en el orden criminal, en lo que es la corrupción, en lo que es un esfuerzo de esos carteles de la droga para debilitar las instituciones, destruir las instituciones, y tomarse a nuestros Estados”.

En ese sentido denunció que “hay una estrategia clara que camina hacia lo que es un Golpe de Estado por la vía de los ríos de dinero que mueve el narcotráfico y el crimen organizado para apoderarse de los Estados”.

Desde la reunión de la CELAC, en La Habana, Daniel hizo un llamado a los países desarrollados a que inviertan en los países centroamericanos “para seguir defendiéndolos a ellos y defender también a nuestros pueblos, porque indiscutiblemente esta es una situación que afecta la estabilidad y la seguridad de nuestros países, cuando tenemos el reto de luchar contra la pobreza, la extrema pobreza, mejorar la educación y la cultura de nuestros pueblos”.