El Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra, destacó durante su participación en la II Cumbre de la CELAC en La Habana, Cuba, los avances que ha alcanzado la región latinoamericana y caribeña, que hoy apuesta por una vida digna, en libertad y en paz.

Durante este encuentro, los mandatarios de la CELAC firmaron una declaratoria en la que se establece a América Latina y el Caribe como una Zona de Paz basada en el respeto de los principios y normas del Derecho Internacional, incluyendo los instrumentos internacionales de los que los Estados miembros son parte, y los Principios y Propósitos de la Carta de las Naciones Unidas.

En la lectura del acta, firmada por los representantes de 33 países presentes en La Habana, quedó claro el “compromiso con la solución pacífica de controversias” en la región y en el mundo para “desterrar para siempre el uso de la fuerza”.

El mandatario nicaragüense afirmó que es indiscutible el proceso de cambio que vive la región, con una mayor madurez de parte de latinoamericanos y caribeños.

“Eso implica esta reunión, donde nos encontramos más allá de ideologías, más allá de intereses particulares”, afirmó.

En este sentido, aseguró que América Latina y el Caribe, ha logrado retomar el camino, donde “se ha instalado la voluntad de nuestros pueblos por una vida más digna y en libertad”.

“La CELAC está trascendiendo ya lo que es una declaración (…) estamos dando los pasos correspondientes para que estos compromisos, estos acuerdos, estas declaraciones se vayan convirtiendo en realidad”, expresó.

“Ahora hemos logrado retomar el camino en esta nueva etapa”, agregó Daniel, afirmando que la Celac “está dando sus primeros pasos” con un plan de acción que está claramente establecido y que enfatiza, entre otros temas, la seguridad alimentaria, nutricional y erradicación del hambre y la pobreza; la agricultura familiar; desarrollo territorial rural y la educación en todos los niveles y para todos los sectores “para fomentar una cultura de Paz que tenga como base el diálogo, el respeto, la tolerancia a las creencias, opiniones y formas de vida diversas”.

“Estamos hablando de pasos, de acciones y no simplemente de declaraciones, es decir la Celac está trascendiendo ya de lo que es una declaración, de lo que es un compromiso, un acuerdo de intenciones, estamos pasando a dar los pasos correspondientes con el fin de que estos compromisos estos acuerdos, estas declaraciones, se vayan convirtiendo en realidad”, afirmó.

Daniel destacó que ese plan de acción está contenido en áreas como el desarrollo productivo e industrial de los pueblos, el cual debe ir haciéndose realidad con la propia fuerza de Latinoamérica “porque está claro que no podemos estar esperando que vengan los países desarrollados a hacer lo que nosotros estamos obligados a hacer, en tanto a ellos les interese lo que aquí bien se ha señalado: mantener esa dependencia de la ciencia, la tecnología, la industria, el valor agregado”.

El mandatario nicaragüense expresó que no basta exponer o analizar lo que está aconteciendo en este mundo desigual, “donde estamos sometidos a la tiranía del capitalismo salvaje, a las reglas que ellos tienen establecidas a nivel global en la Organización Mundial de Comercio y en todos los organismos internacionales donde esas fuerzas hegemónicas han impuesto sus reglas”.

Al respecto, dijo que en primer lugar Latinoamérica y el Caribe debe “reunirse como lo estamos haciendo, integrarnos como lo estamos haciendo, buscar la unidad en la diversidad como lo estamos haciendo, y trabajar acciones concretas en dependencia de nuestras capacidades, en dependencia de nuestras posibilidades, buscando cómo acompañar estas decisiones de lo que es la complementariedad, de lo que es la solidaridad (y) de lo que es la cooperación”.

“Esto nos permitirá ir rompiendo de forma gradual con las gigantescas asimetrías que tiene la región latinoamericana y caribeña con la economía global, todavía dominada por las reglas del capitalismo salvaje (…) nos permite ir acumulando fuerzas, ir convirtiendo a nuestra región en una zona económica, política que tenga su propio peso especifico y que nos dé una mejor posición para poder batallar frente a los bloques económicos que se han venido conformando y que tienden a ampliarse, que imponen sus reglas”, manifestó.

ALBA-Petrocaribe toma en cuenta asimetrías

Durante su discurso ante los Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno presentes en la II Cumbre de la CELAC, Daniel destacó que la CELAC cuenta ya con mecanismos de asociación que toman en cuenta las asimetrías y las realidades de los países para establecer acuerdos que benefician a todos los pueblos.

En ese sentido, el Comandante Daniel explicó que el ALBA-Petrocaribe es el mecanismo cuya filosofía es trabajar para abrir espacios donde se respetan las asimetrías entre los países, contrario a lo que sucede con otros acuerdos de libre comercio como el Acuerdo de Asociación entre Europa y Centroamérica.

El presidente recordó que los mandatarios latinoamericanos no tuvieron opción, u otro camino al cual recurrir, ante la posición de la Unión Europea sobre la finalización de las formas de cooperación que se venían implementando en la región.

“Lo digo aquí, ningún presidente centroamericano estaba de acuerdo con lo que imponía Europa, pero a la hora de la discusión, a la hora del debate, ¿para dónde cogíamos? Si apenas se empieza a construir en nuestra región, se empiezan a construir mecanismos verdaderamente de asociación donde se toman en cuenta las asimetrías, donde se toman en cuenta las realidades económicas de cada país, las posibilidades reales de cada país, para facilitar esas condiciones que les permita a esos países avanzar”, comentó.

Agregó que los acuerdos de libre comercio firmados entre Centroamérica y Europa o Estados Unidos se realizan en términos desiguales “no toman en cuenta las asimetrías” ni “se preocupan por inyectarle a nuestras economías para que puedan dar un salto de calidad y llegar verdaderamente en capacidades competitivas cuando se liberan completamente los mercados”.

Llamado a la región

Por otro lado, Daniel subrayó que entre los gobiernos latinoamericanos y caribeños todavía falta el espíritu solidario y complementario, que permita dotar a los países más empobrecidos, de instrumentos para que puedan ser sujetos económicos y de mercado de los países latinoamericanos más desarrollados, de manera que sean los países menos desarrollados los que satisfagan la demanda que los países latinoamericanos más desarrollados le hacen a Europa o Estados Unidos.

“Es lo primero que tendríamos que hacer, practicar los latinoamericanos lo que le demandamos al mundo desarrollado, lo que le demandamos a Europa, lo que le demandamos a Estados Unidos, tendríamos que empezar a practicarlo entre nosotros mismos los latinoamericanos. Botando medidas proteccionistas, botando barreras, porque las tenemos”, resaltó.

De esa manera, explicó “estoy seguro que estaríamos avanzando mucho más rápidamente los latinoamericanos y caribeños si se aplicase en la región latinoamericana y que pudiésemos ir construyendo aquí en la Celac mecanismos económicos donde establezcamos los mismos principios y regulaciones que le exigimos al mundo desarrollado. Y el resultado va a ser que nos vamos a fortalecer todos, el resultado va a ser que en la medida que se vayan acortando las asimetrías, tendremos mercados más dinámicos en toda la región. Habrá más capacidad de compra, habrá más demanda de los mismos productos de los países más fuertes de la región. Ahí tenemos un enorme desafío, por eso decía que el mecanismo más avanzado que tenemos actualmente en toda la región latinoamericana y caribeña es Petrocaribe y el ALBA”.

Cuba: fuerza para creer

Durante la reunión de la CELAC, el Comandante Daniel hizo un reconocimiento y agradecimiento a la hermana República de Cuba y a los Comandantes Fidel y Raúl Castro.

“Cuba nos da la fuerza para creer que las Revoluciones Victoriosas son posibles, que nos da la fortaleza para tener la convicción de que el Socialismo es posible”, declaró.

Asimismo recordó que Cuba ha sabido lidiar contra las agresiones del imperio y ha sabido resistir frente al bloqueo criminal que lleva más de 5 décadas.

Finalmente expresó el cariño de Nicaragua al pueblo cubano, a los comandantes Fidel y Raúl Castro.

“Para todos ustedes como siempre nuestro cariño, nuestro amor y nuestro compromiso de seguir batallando en estas nuevas condiciones. Estamos seguros que Cuba seguirá siendo, como lo ha sido, un valuarte de la dignidad de los pueblos de América Latina y del mundo”, finalizó.