Los diputados de la Asamblea Nacional aprobaron con mayoría de 64 votos las reformas constitucionales en segunda legislatura, tal y como está establecido en las leyes de nuestra nación.

Los 63 legisladores sandinistas y el diputado PLC Wilfredo Navarro le dijeron sí a las propuestas de constitucionalizar el modelo de diálogo y alianza entre gobierno, empresarios y trabajadores.

También respaldaron que las sentencias emitidas por la Corte Internacional de Justicia sean incorporadas a nuestra Carta Magna.

Los legisladores del PLI volvieron a rechazar la profundización de la democracia y la participación del pueblo en las decisiones económicas, sociales y políticas.

En sus intervenciones los liberales PLI-MRS vociferaron contra la democracia en Nicaragua y en algunos casos hicieron llamados a actos de violencia, que son ampliamente rechazados por la población del país.